La Guardia Civil investiga la muerte ayer de un vigilante de las obras del AVE en Castellet i la Gornal (Barcelona) que fue asesinado de un disparo por parte de unos ladrones de cable de cobre.

Según avanzó hoy el diario 'El Mundo', todo empezó pocos minutos antes de las 8 horas, cuando varios individuos --se cree que como mínimo dos o tres-- se bajaron de una furgoneta o camión cerca de la caseta de vigilancia de las obras.

Querían robar cuatro bobinas de cable de cobre, que se vende a unos 33 euros el metro o 6 euros el kilo.

Sorprendidos por el vigilante

Cuando fueron sorprendidos por el vigilante, M.Amed A., de unos 55 años, vecino de L'Arboç (Tarragona) y origen marroquí, estos se dirigieron al hombre y le golpearon brutalmente en la cabeza. Después le introdujeron en la caseta, le maniataron y le dispararon en el cráneo.

Sobre las 8.15 horas, un vecino de la zona, apartada del núcleo de población, encontró el cadáver y avisó a la Guardia Civil, que se ha hecho cargo del caso y ha traspasado las diligencias al juzgado de guardia de Vilafranca del Penedès.