Ha habido varios casos de agresiones de este tipo.
Ha habido varios casos de agresiones de este tipo. 20minutos

El pasado 11 de enero, un neonazi de 18 años, Jesús Manuel del C. M., agredió a una joven en el parque vallisoletano de Parquesol y le grabó, supuestamente, una esvástica en el cuerpo.

Nueve meses después, y a pesar de que el acusado asegura que el día de los hechos estuvo en misa y en un bar, la Fiscalía de Valladolid solicita, con carácter provisional, una pena de un año y medio de cárcel para el agresor.

Según su escrito de calificación, la acusación pública considera al imputado autor de un delito contra la integridad moral (artículo 173-1) en concurso con una falta de lesiones (artículo 617-19).

En virtud de esto, la Fiscalía solicita, además de la pena de prisión, otros doce días de localización permanente y el pago de una indemnización global de 6.400 euros en concepto de lesiones y secuelas, según informan fuentes del caso.

Tres contra una

La acusación pública entiende probado que, sobre las 18 horas del día de los hechos, Jesús Manuel del C.M, en unión de otras dos personas no identificadas, se acercó a la víctima cuando ésta caminaba por el parque acompañada de una amiga.

Entre tres individuos cogieron a la chica, la escupieron, la golpearon y le grabaron la esvástica

El individuo se acercó a ella y le comenzó a proferir comentarios acerca de su vestimenta y la de sus amigos. 

Ante ello -y siempre según el fiscal-, la joven trató de alejarse de forma precipitada en dirección a una calle cercana.

En ese momento, el acusado y sus acompañantes la empujaron por la espalda, la tiraron al suelo y acto seguido la sujetaron por la cabeza y los brazos.

En ese momento comenzaron a escupirla en la cara y a darle tortazos en la cara, hasta que finalmente le grabaron una cruz gamada en el antebrazo izquierdo con una llave u objeto punzante.

Se sentará en el banquillo

El acusado, que se sentará en el banquillo de un Juzgado de lo Penal de Valladolid en fecha aún por determinar, estuvo en prisión por espacio de dos meses hasta que el Juzgado de Instrucción número 4 le dejó en libertad provisional previo pago de una fianza de 500  euros.

De esta forma se atendía a la petición formulada por el defensor del imputado y de conformidad igualmente con el Ministerio Fiscal. 

Como medidas cautelares, el instructor de la causa impuso al imputado la prohibición de aproximarse a menos de 500 metros de la víctima o comunicar con ella por cualquier medio.

Psicosis en la población

Se generó una psicosis entre la población, pues no era el primer caso

La agresión de esta joven fue la cuarta en el tiempo que se produjo entre los meses de agosto de 2005 y enero de 2006, la primera  en Delicias y las restantes en el barrio de Parquesol y de las que  fueron víctimas otras tantas menores a las que un grupo de jóvenes  marcó con la cruz gamada.

La situación generó una cierta psicosis, hasta que fue detenido uno de los presuntos responsables.