Más calor y menos lluvia por las térmicas

Greenpeace denunció ayer que las emisiones de CO2 de las centrales térmicas de Castilla y León están provocando el cambio climático en la región y advierte de que las temperaturas sufrirán un incremento durante este siglo de entre seis y siete grados en verano y entre tres y cuatro en invierno.
Además, aseguró que bajarán las precipitaciones hasta cinco litros menos por metro cuadrado en los meses estivales. Según el colectivo, las centrales térmicas de Compostilla, Anllares, La Robla (León) y Velilla del Río Carrión (Palencia) «emiten cada año más de 15 millones de toneladas de CO2, el principal gas de efecto invernadero, a los que hay que sumar los cinco millones más que emitirán las centrales térmicas de ciclo combinado de Compostilla y Miranda de Ebro (Burgos), proyectadas para entrar en funcionamiento en 2008».
Mostrar comentarios

Códigos Descuento