Los más altos mandos que respondían al Ministerio del Interior del Gobierno del PP dirigido por Ángel Acebes han negado la existencia de manipulación o invento de pruebas en el marco de la investigación de los atentados del 11 de marzo de 2004.

El Gobierno popular incluso siguió insistiendo en la autoría de ETA cuando ya conocía grabaciones telefónicas a altos mandos etarras, y también a Arnaldo Otegi, en los que la banda vasca reconocía no tener nada que ver con los atentados.

El Gobierno popular insistía con ETA aún cuando ya conocía grabaciones telefónicas a altos mandos etarras que decían no tener nada que ver

 

El diario El País dice haber tenido acceso a un manuscrito del ex minero José Emilio Suárez Trashorras en el cual dice "no tener ni idea de lo que iba a pasar en Madrid".

Esta versión contrasta con otras publicadas anteriormente por el diario El Mundo.

El País denunció a su competidor El Mundo de pagar a Suárez Trashorras - procesado por venderle los explosivos a los presuntos terroristas islamistas que cometieron los ataques - para dar una versión de los hechos que concuerde con sus intereses.

El Mundo había publicado supuestas declaraciones de Trashorras diciendo que ETA tenía vinculación con los atentados, pero El País ahora saca a a luz declaraciones de altos cargos policiales que lo desmienten: "Suárez Trashorras nunca nos dijo nada de ETA y atribuyó el atentado a los islamistas".

El PP mintió, según los policías citados por El País, porque en la misma tarde del día 11 sabía que no era ETA, tanto con la recogida de los primeros indicios como con la escucha de llamadas telefónicas a gente del entorno etarra y abertzale.

Suárez Trashorras nunca nos dijo nada de ETA y atribuyó el atentado a los islamistas

 

La policía admite que hubo errores en la investigación, pero lo atribuye a "las prisas para evitar un nuevo atentado".

Pese a esos errores, han negado que los mismos sean aquellos que ha señalado con más ahínco El Mundo: dicen que el registro de la furgoneta Kangoo fue limpio y con testigos, que en la mochila bomba no se ha visto nada raro, que el explosivo usado era dinamita y que un Skoda Fabia comprado por unos de los presuntos organizadores de los ataques, 'El Tunecino', no era una prueba importante.

La cúpula policial dijo que en la tarde del 11-M se informó al entonces ministro Acebes de que la autoría de los atentados no podía corresponder a ETA.

Sin embargo, el dirigente popular siguió insistiendo que la principal vía de investigación era la banda armada vasca.