Entre las razones alegadas para justificar esta situación están los altos precios de las casas, la precaria situación laboral o la preferencia por la compra por delante del alquiler.