El Telescopio Subaru, en el Observatorio Astronómico Nacional de Japón.
El Telescopio Subaru, en el Observatorio Astronómico Nacional de Japón. (NASA)

Un equipo de científicos japoneses afirmó este miércoles haber descubierto la galaxia más distante referenciada hasta el momento, a casi 13.000 millones de años luz.

Se trata de un descubrimiento que podría ayudar a explicar cómo se formaron las estrellas en los albores de los tiempos.

La galaxia, denominada 'IOK-1', es tan lejana que en las ondas de luz que llegan a la Tierra aparecen como el sistema de estrellas que existió poco después de que el 'Big Bang' creara el universo, hace 13.660 millones de años.

Dicho periodo, conocido por los astrónomos como 'Épocas Oscuras', fue testigo de la formación de las primeras estrellas y galaxias a partir de partículas elementales. Hasta la fecha, los científicos no han podido observar directamente ningún vestigio de esa época.

Un año luz es la distancia que la luz viaja en un año, aproximadamente 9,46 billones de kilómetros

Astrónomos japoneses que trabajan en las instalaciones del telescopio 'Subaru', en Hilo, Hawai, desarrollaron un filtro para recoger la luz que ha ido extendiéndose durante miles de millones de años hasta el límite rojo del espectro por un universo en expansión.

Los científicos, cuyos hallazgos serán publicados este jueves en la revista Nature, dijeron que esperaban encontrar al menos 6 galaxias similares a esta, a 12.880 millones de años luz de distancia. Un año luz es la distancia que la luz viaja en un año, aproximadamente 9,46 billones de kilómetros.

Teorías sobre las galaxias

En cambio, encontraron sólo un objeto que podría ser identificado como galaxia, llevándolos a creer que estaban siendo testigos de un proceso conocido como reionización, el fenómeno por el que las primeras estrellas generaron átomos de hidrógeno en el gas de plasma transparente que llena hoy en día gran parte del universo.

Según esta teoría, la luz de otras galaxias tan antiguas como la 'IOK-1' está bloqueada por átomos de hidrógeno aún intactos, que no habían pasado por la reionización.

Otra teoría sostiene que pocas galaxias existían durante ese tiempo, 780 millones de años después del 'Big Bang'. Esto significa que la reionización ya había tenido lugar.

De cualquiera de las dos maneras, esto muestra que el universo cambió sustancialmente en los 60 millones de años que separan a la 'IOK-1' de la siguiente galaxia más antigua que se puede observar desde la Tierra, según expresaron los astrónomos.

Los científicos encontraron otro objeto similar a la IOK-1, pero no pudieron decir si es una galaxia distante u otra entidad, como un agujero negro.