Sin embargo, hay algunas más persistentes que necesitan otros métodos. Si no estas seguro de lo que debes hacer, aquí te damos algunas pistas para no perderte.

Algunos consejos

- Procura marcar las manchas con un hilo antes de mojar la prenda. Una vez en remojo no se distingue la mancha y no sabrás dónde frotar.

- Nunca guardes la ropa con manchas.

- Limpia la mancha tan pronto como sea posible.

- Nada de echar productos al tuntún.

- Nunca limpies la mancha de una corbata, tienes todas las papeletas para cargártela. Directamente y sin tocarla, a la tintorería.

- Siempre que vayas a frotar una mancha con un trapo empapado, pon otro limpio y seco debajo.

- Si vamos a aplicar un quitamanchas, es conveniente probar antes el producto en una parte de la prenda que no se vea, como por ejemplo, el dobladillo. Del libro Tareas domésticas para emancipados, de Carmeta.

web: www.albaeditorial.es