1.400 pasajeros se quedan sin tren por las tormentas
Los autobuses ocuparon la explanada delantera de la Estación del Norte durante todo el día de ayer. (Pablo Argente)
«Estamos indignados. Llevamos tres horas plantados. Tendríamos que haber salido hacia Málaga a las 11.30 h con el tren que viene de Barcelona. Avisan por megafonía de que no sale. Hemos rogado que un autobús nos deje en Córdoba», relataba ayer José a las puertas de la Estación del Norte.

Es uno de los más de 1.400 viajeros afectados por el corte del tráfico ferroviario entre Valencia y Barcelona por las fuertes lluvias que se produjeron el lunes por la noche en Cataluña y que inundaron la vía en Salou. Así, ayer se vivió el segundo día de cortes en la Comunitat (el martes también hubo cortes en la línea Valencia-Barcelona, y en los Cercanías hacia Castellón).

El viaje se hizo eterno

Los que peor lo pasaron fueron los 200 pasajeros del Euromed que partió el lunes de Valencia a las 20.00 h y que, en lugar de llegar a Barcelona en tres horas, tardó 14. Se les paró el tren en Castellón y luego en l’Aldea (Tarragona) por falta de energía en la catenaria. Estuvieron en el convoy sin luz ni comida, «las azafatas sólo nos podían dar infusiones», relataron.

En total, nueve trenes no salieron desde las 6.40 hasta las 20.05 h de ayer. A los pasajeros se les ofreció la devolución del billete, cambiarles la fecha del viaje o hacer el trayecto en autobús. Renfe habilitó 45 autobuses a Barcelona, Benicarló y Córdoba.

Sin embargo, los viajeros del primer tren Valencia-Barcelona (el de las 6.40) no tuvieron autobús. Según Renfe, «nadie nos aseguraba que la carretera no estuviera inundada en Salou». Tuvieron que esperar al autobús de las 8.35 horas.

Hoy se esperan tormentas muy fuertes en la Comunitat.

La vía y accesos, inundados

Fuentes de Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) decían ayer que la vía estaba inundada: «Hasta que no baje el nivel de agua no pueden empezar los trabajos» para restablecer el tráfico del corredor mediterráneo. También estaban anegados los caminos y accesos para llegar a la vía.