Tras meses de negar la posibilidad, el Gobierno calificó este martes como "alternativa interesante" la creación del llamado 'banco malo'. Con esta opción, en teoría, las entidades intervenidas o que reciban asistencia del FROB —que gestionará el rescate de hasta 100.000 millones solicitado el lunes a la UE— podrán traspasar sus activos deteriorados a un instrumento externo, con lo que sanearán sus balances.

El plan se negocia estos días entre España y la UE. La idea del ministro de Economía, Luis De Guindos pasaría por usar el rescate para comprarle activos tóxicos a los bancos a cambio de un plan de reestructuración creíble. Y es que los mercados desconfían del sistema financiero español, tal como demostró ayer la agencia de calificación Moody's, que rebajó masivamente su nota.

De Guindos plantea usar el rescate para comprarle activos tóxicos a los bancos  ¿Cuáles son los riesgos que ven los inversores? Los principales, "una exposición monstruosa al sector de la construcción, los préstamos concedidos a empresas que a su vez poseen mucho suelo y una incipiente burbuja de deuda soberana", sostiene Daniel Lacalle, gestor de fondos en Londres.

En su opinión, la solución no puede hacerse con paños calientes ni en el corto plazo, y apuesta por abrir el sector tanto a inversores europeos como exteriores. Otra de las noticias bancarias habló de fusiones: los accionistas de Banca Cívica (Cajasol, Caja Navarra, Caja Burgos y Caja Canarias) aprobaron ayer en una junta extraordinaria su fusión por absorción con Caixabank, cuya junta también dio ayer luz verde a la operación.

De Guindos, en el Congreso

El ministro De Guindos aseguraba que la ayuda a la banca "no se vinculará a un programa de ajustes macroeconómicos, ni se impondrán nuevas medidas fiscales", aunque ha reconocido que nuestro país seguirá tomando medidas para cumplir con sus compromisos por su déficit excesivo.

De Guindos ha comparecido en la comisión de Economía del Congreso a petición propia, para explicar el rescate de la banca, solicitado tras la petición oficial realizada por el Ejecutivo este lunes.

Los fondos serán del Fondo de Rescate europeo o del mecanismo permanente que aún no está en vigorEl ministro ha explicado que el FROB actuará de "intermediario" para esta ayuda a los bancos españoles, y que España garantizará la devolución del rescate. Lo que sigue sin aclarar el Gobierno es de dónde procederán los fondos europeos: "Los fondos serán aportados por el Fondo de Rescate europeo o por el mecanismo permanente que aún no está en vigor". Hay que recordar que el Ejecutivo español ha luchado porque el rescate fuera directamente de los organismos europeos a los bancos, para evitar que pesara sobre la deuda nacional.

Igualmente De Guindos ha destacado que este plan ha contado con el apoyo sólido y unánime de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que aunque no participará en el préstamo, ha sido llamado para evaluar el proceso, "lo que aporta seguridad y transparencia", según el ministro.

La principal voz del Ejecutivo en materias económicas se ha referido también a las auditorías externas realizadas al sector financiero español, que fueron presentados el pasado jueves. Para De Guindos, esos informes prueban que el sector está "sano" y que los problemas se concentran en un pequeño grupo de entidades, que ya han sido ayudados o intervenidos por el FROB.

Hay que recordar que esos informes, realizados  por las firmas Oliver Wyman y Roland Berger, establecía una horquilla de entre 51.000 y 62.000 millones las necesidades de la banca española. El Gobierno español solicitó una ayuda cuya cantidad debería estar basada en esos informes, más un margen por si las condiciones fueran peores de lo esperado.

De Guindos se ha comprometido a volver al Congreso antes de finales de julioEl ministro de Economía se ha "comprometido" a volver a comparecer en el Congreso para explicar todos los detalles del rescate de la banca que están en el aire, "antes de finales de julio".

Sobre la próxima cumbre de la UE, que todo el mundo espera que será un punto de inflexión en la gestión de la crisis de la zona euro, De Guindos ha asegurado que "nos estamos jugando una parte muy importante del futuro del euro".

La culpa es de Zapatero

El ministro también ha vuelto a cargar las culpas de la situación económica del país y del sector financiero español a la actuación del anterior ejecutivo, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.

Según De Guindos, porque el Gobierno llegó al poder y se encontró que en el pasado hubo "errores muy graves que ahora se están corrigiendo para que no vuelvan a suceder".

Hubo errores muy graves que ahora se están corrigiendoDe Guindos ha recordado que desde 2003 hasta 2009, el crédito en España pasó de 800.000 millones a 1,85 billones, es decir, creció mucho más rápido que la economía.

Pero además, lo mismo sucedió con los créditos para la promoción inmobiliaria, de 78.000 millones a 325.000 millones; o con la dependencia de la financiación externa.

En los últimos ocho años, la deuda neta externa de España casi se ha quintuplicado y se ha visto un crecimiento acelerado del crédito que ha generado una burbuja sin precedentes con dinero del exterior, ha reprochado De Guindos.

Por eso, en su opinión, en el futuro se deberá redoblar la atención y controlar el crecimiento "desmedido" del crédito, la formación de burbujas o la alta dependencia de las entidades a la financiación externa.

"Un vía crucis"

Por su parte, el portavoz en la comisión del PSOE, Valeriano Gómez ha respondido a De Guindos que esta comparencia "llega tarde" y ha pedido, de nuevo, que el presidente Mariano Rajoy explique estas medidas en el Congreso. "El terreno de juego del presidente es el Congreso", ha asegurado Gómez.

Gómez ha compardo la situación de España con un "vía crucis" que se hace demasiado largo "para mantener la integridad político, económico y social de este país".

El portavoz socialista ha criticado la errática política de comunicación del Gobierno. "Nadie entiende al señor Rajoy cuando habla de la crisis del Euro, de Europa o de la ayuda a la banca, ni usted, ni nosotros, ni los españoles, ni nuestros socios europeos", ha atacado Gómez.

El exministro de Trabajo achacó al Gobierno que al pedir las auditorías de la banca a unas empresas extranjeras, habían hundido la imagen del Banco de España (BCE). De Guindos le ha respondido que  este Ejecutivo y este ministro "en ninguna ocasión, han menoscabado el presitigio y la solvencia del BCE, creemos que es una insititución fundamental".

Todos los grupos políticos han lamentado que la comparencia del ministro llegara dos semanas después de haber consensuado con los socios europeos el rescate de la banca.