El Columpio Asesino
El Columpio asesino recoge uno de los cuatro galardones que obtuvo en los Premios de la Música Independiente  2012. Efe

El Columpio Asesino se convirtió el lunes por la noche en la gran triunfadora de los Premios de la Música Independiente, desbancando a Nacho Vegas, quien partía como favorito, y dejando muy atrás a La Casa Azul, otro de los rivales con un mayor número de nominaciones. 

Nacho Vegas obtuvo el premio al 'Mejor álbum del Año' El quinteto navarro consiguió ganar  cuatro de las seis categorías a las que había sido nominado: 'Mejor Artista', 'Mejor Canción' por Toro, 'Mejor directo' y, por último, 'Mejor álbum de Rock'  por Diamantes.

Por su parte, Nacho Vegas tuvo que conformarse con dos de los siete galardones a los que aspiraba, aunque uno de ellos era el de 'Mejor álbum del año', uno de los principales. El otro que consiguió fue el de 'Mejor álbum de canción de autor'. Aunque no asistió a la ceremonia, dedicó los premios al fallecido Manolo Preciado a través de un portavoz de su promotora.

Peor suerte que el cantautor asturiano corrió La Casa Azul, cuyo único miembro humano, Guille Milkyway, recogió una sola estatuilla por haber publicado 'El Mejor álbum del pop' del año en reconocimiento a su La Polinesia Meridional. Todo ello pese a ser candidato a seis apartados y, además, ofrecer una notable y breve actuación durante la velada.

Otros galardones destacables de la noche fueron el de 'Mejor álbum de Metal', que fue a parar a manos de Cronometrobudú; 'Mejor álbum de hip hop', que recogieron Chikos del Maíz, y mejor álbum de electrónica, asignado a Los Pilotos. La música de raíces gozó de dos categorías, que ganaron Uxia por el disco Meu Canto y La pegatina por Xapomelön.

El certamen también se acordó de los nombres internacionales, a los que dedicó una categoría de mejor artista. En esta se impuso la británica Adele frente a propuestas como las de M83 y Bon Iver.

Wert no podía venir porque estaba cerrando un colegio Aparte de repartir premios, la gala, presentada por Arturo Valls, sirvió de altavoz para las reivindicaciones de algunos de sus participantes. Así, la UFI, la asociación fonográfica que convoca los premios, recordó que "el 80% de los discos que se editan en España vienen de sellos independientes", dando idea del peso que esta industria, en teoría pequeña, posee.

La directora de Radio 3, Lara López, insistió en que lo independiente no tenía por qué ser minoritario, y los Chikos del Maíz arremetieron contra el ministro de Cultura por no asistir a la cita: "Wert no podía venir porque estaba cerrando un colegio", bromearon y haciendo recordar que el año anterior la entonces ministra, Ángeles González Sinde, sí había acudido al concurso.

A vueltas con la SGAE

Mariskal Romero, un histórico de los medios del rock, fue más allá y exigió a la SGAE que vendiera sus propiedades inmobiliarias para apoyar con los recaudado a través de las ventas a la industria y a los músicos.

Tuvo la respuesta momentos después, cuando Antón Reixa, nuevo presidente de la entidad de derechos de autor, se subió al escenario para entregar un premio: "Venderemos", exclamó, "y os juro por Lou Reed que si la SGAE no es útil a la música independiente, es que no sirve", concluyó con entusiasmo mientras uno de los artistas ganadores esgrimía un retador: "Sí, que ya tenemos ganas de ver a esa nueva SGAE".