Un obrero encontró ayer el cuerpo sin vida de una mujer blanca, de unos 25 años, tirado en una zona recóndita de uno de los parques más tranquilos y solitarios de Madrid, la Quinta de los Molinos, en San Blas.

La joven se encontraba tendida boca arriba en un camino de tierra, junto a una valla que linda con un edificio en rehabilitación.

El obrero dio el aviso de su hallazgo a las 8.00 horas. Al lugar acudió un empleado municipal de Parques y Jardines, quien al comprobar que la joven no tenía pulso avisó al 112. Los facultativos del Samur-Protección Civil tan sólo pudieron certificar su muerte, tras constatar que presentaba numerosos golpes, un traumatismo cranoencefálico y la cara ensangrentada.

Según un testigo, la Policía registró el cadáver y descubrió dinero en un bolsillo, por lo que parece poco probable el robo como móvil de la muerte.

La Quinta de los Molinos es un parque de 25 hectáreas que está completamente vallado y cierra por las noches. Sin embargo, los vecinos aseguran que hay quien se cuela por una zona donde la valla está rota.

Dos muertas esta semana

Con este fallecimiento son ya 50 las muertes violentas ocurridas en la región desde enero, 12 más que el año pasado. Y esta semana van dos, pues el lunes la Policía de Aranjuez encontró el cadáver de otra mujer con marcas de golpes.