Durante este curso recién comenzado, las aulas de Bilbao verán a 92 chavales que el año pasado faltaron a clase de manera continuada.

Son sólo una sexta parte de los 560 chicos que participaron el año pasado en el programa educativo del Ayuntamiento en contra del absentismo escolar, pero «todo un éxito», según el concejal bilbaíno de Educación, Juventud y Deporte, Jon Aritz Bengoetxea, a juzgar por los problemas que hay detrás.

En estas piras –casos de absentismo por razones sociales, económicas, familiares– se excluye a los chavales que faltan un día o dos a clase, ya que no son ausencias considerables. Los otros «no son chicos que faltan por gusto; detrás de esas piras hay una problemática muy compleja», explicó Bengoetxea.

Una vez que el colegio detecta a estos chicos, el Ayuntamiento, con siete mediadores y asociaciones sociales, trata de reconducirlos.

Juventud y deporte

Deporte al aire libre: La actividad de moda. El año pasado hubo 6.500 jóvenes.

Bilbao.Gaua: De rotundo éxito, por este programa pasaron 32.500 jóvenes.

Información: La Bilbao Gazte Sarea tuvo 10.000 consultas. El empleo es la principal inquietud juvenil.

Padres e hijos se ven en la escuela

Los colegios públicos de Bilbao dan la oportunidad a los chicos con problemas de aprendizaje de realizar clases extraescolares para mejorar tanto sus notas como su vida escolar. En 2005, 1.143 chicos recibieron un refuerzo educativo para mejorar en determinadas asignaturas o aprender a estudiar en sí mismo. Pero, además, estos talleres también contaron con la presencia de los padres de unos 600 chicos. Este programa implica a los padres en el aprendizaje de sus hijos.