El joven portaba 200 gramos de hachís que no pudo expulsar por sus propios medios. Ayer permanecía ingresado en el hospital y custodiado por la Ertzaintza. Después pasará a disposición judicial.