Según dice, ingresar en una residencia significa la «muerte social» para los mayores y conlleva «la pérdida de autoestima». Lo mejor es envejecer en entornos familiares.