Guillermo de Luxemburgo y su prometida
Guillermo de Luxemburgo y Stephanie de Lannoy, en una foto de su anuncio matrimonial. GTRES

El príncipe Guillermo de Luxemburgo se casará en octubre con su novia Stéphanie de Lannoy, con la que lleva saliendo desde hace más de tres años.

Las celebraciones ocuparán dos días enteros al tratarse de una unión civil y religiosa

Las celebraciones ocuparán dos días enteros Pocos detalles se conocen sobre el que será el enlace del año en Luxemburgo. Pero de momento, la revista ¡Hola! ha adelantado que la boda entre el príncipe Guillermo y Stéphanie de Lannoy se dividirá en dos días, ya que se casarán de forma civil y religiosa. El 19 de octubre tendrá lugar la ceremonia civil en el ayuntamiento de Luxemburgo y el posterior festejo se celebrará en el Palacio Ducal con una cena de gala a las 19.30.

Al día siguiente a las 11 de la mañana se producirá la ceremonia religiosa en la Catedral de Nuestra Señora de Luxemburgo, lugar en el que los actuales monarcas Enrique y María Teresa de Luxemburgo contrajeron matrimonio. Tras la ceremonia religiosa, dará comienzo una recepción oficial en el Palacio Ducal.

Esta doble unión recuerda bastante a la celebrada hace un año por Alberto y Charlene de Mónaco, quienes también oficializaron su relación por ambas vías, y  llenaron el principado monegasco de diversos miembros procedentes de la aristocracia y el mundo social.

El compromiso entre Guillermo de Luxemburgo y Stéphanie de Lannoy era una noticia esperada entre los medios de comunicación belgas que ya había informado sobre su noviazgo y sus posibles planes de boda. Los herederos a la corona se conocieron hace cinco años en un baile, aunque su relación se intensificó en los tres últimos años, a lo largo de los cuales y según informa la revista ¡Hola!, el príncipe ha sido visto con asiduidad en Anvaing.

Se prevé que esta boda real tenga una inmensa trascendencia mundial al tratarse del enlace del último heredero al trono europeo que permanecía soltero.