La Policía detuvo el martes en Barajas a los nueve componentes de una supuesta orquesta venezolana, que llegaba a Madrid desde Caracas e intentaba entrar con nueve kilos de cocaína que habían ingerido.

 Toda la orquesta llevaba la misma cazadora, con los colores de la bandera venezolana, y una credencial con su nombre y con el instrumento que tocaba. Según el testimonio del director de la banda, César Augusto M., de 42 años, habían viajado a Madrid para «participar en el Festival Europeo de Música Clásica, que se iba a celebrar en el Teatro Real, bajo la dirección de Luis Cobos».

Los agentes comprobaron que el director tenía antecedentes por «tráfico de drogas», por lo que todo el grupo fue sometido a un examen radiológico en el que se detectó que llevaban «bolas en el interior del organismo».