La Bolsa
Imagen de la Bolsa de Madrid este lunes 25 de junio, en que ha sufrido la segunda peor caída del año. EFE

La petición formal de ayuda para los bancos españoles, la posible rebaja de Moody's a las entidades y las expectativas sobre la cumbre europea han lastrado de forma rotunda a los mercados: la Bolsa de Madrid ha sufrido su segunda peor caída del año, de un 3,67%, y la prima de riesgo ha permanecido casi todo el día por encima de los 500 puntos básicos.

El IBEX 35 ha cerrado este lunes con una caída de 252,30 puntos —el 3,67 %—, hasta los 6.624 puntos, con lo que las pérdidas anuales se incrementan hasta el 22,67 %.

Las principales Bolsas europeas también han sufrido pérdidas: la de Atenas se desplomó un 6,84% por la incertidumbre sobre su Gobierno; la de París cerró a la baja y su índice de referencia, el CAC-40, perdió un 2,24% y se situó en 3.021.64 puntos.

Por otro lado, la Bolsa de Milán cerró también a la baja y su índice selectivo FTSE MIB perdió un 4,02 %, hasta situarse en 13.113,78 puntos; el índice DAX 30 de la Bolsa de Fráncfort cerró con una bajada del 2,09 % (130,86 puntos), hasta las 6.132,39 unidades.

Toda la banca, en 'rojo'

En Madrid casi todos los grandes valores del principal selectivo de la Bolsa cayeron: Abengoa perdió un 8,11%, seguido de Sacyr-Vallehermoso (-7,17%), Mapfre (-6,39%), Gamesa (-6,19%) y Repsol (-6,12%). Tan solo se salvó de las pérdidas Inditex, que repuntó un 0,42%.

Por su parte, el sector bancario cerró también en 'rojo', con Bankinter (-5,52%) al frente de las pérdidas, seguido de BBVA (-5,47%), Banco Santander (-4,7%) y Banco Popular (-4,25%).

Fuentes del sector informaron  de que la agencia de medición de riesgos Moody's anunciará al cierre de Wall Street una rebaja masiva de la calificación de la banca española, como continuación a la decisión del pasado 13 de junio de recortar en tres escalones el rating de la deuda española. En concreto, la deuda soberana de España cayó desde "A3" (notable bajo) hasta "Baa3" (aprobado bajo), y la situó en perspectiva negativa.

La agencia de calificación justificaba esta rebaja al considerar que la ayuda a la banca "aumentará" la carga de la deuda, su "limitado" acceso a los mercados financieros y la "continuada debilidad" de la economía española. La última rebaja de la calificación a la banca española la llevó a cabo otra agencia de medición, Fitch, el pasado 12 de junio.

En ese momento Fitch recortó la calificación de 18 bancos españoles, entre ellos el Popular, el grupo BMN, Liberbank, el Banco Castilla-La Mancha, Unicaja o Cajamar. Un día antes, Fitch también recortó en dos escalones la calificación de los dos mayores grupos financieros españoles, el BBVA y el Santander.

Un mes antes, a finales de abril, otra agencia, Standard & Poor's también recortaba la nota a once entidades españolas después hacer lo mismo con la deuda soberana española

La prima de riesgo —la diferencia entre el interés que ofrece el bono español a diez años y el del alemán del mismo plazo—, por su parte, alcanzó los 500 puntos tras hacerse pública la solicitud formal de ayuda a la banca española y alcanzaba los 517 hacia las 18 horas.