Los coruñeses no le temen a la zona azul. O, al menos, no les importa mucho que los vigilantes del servicio de la ORA les cuelguen una multa en su coche. Una muestra es que durante el año pasado, la concesionaria de este servicio municipal, la empresa Doal, tramitó 254.308 sanciones (cerca de 700 cada día), según los datos de las cuentas generales del Ayuntamiento.

Estas multas las colocan a aquellos que aparcan mal,  más del tiempo que han pagado o a los que, simplemente, aparcan en la zona azul sin la voluntad de abonar ni un sólo céntimo.

De pagar...

...ni hablar: A pesar del alto volumen de sanciones de la ORA, muchos conductores no pagan los 60 euros de multa. Según las cuentas municipales, el año pasado se ingresaron 1,6 millones  de euros por sanciones de tráfico (en las que se incluyen las de la zona azul). Eso significa que no se han cobrado todas esas multas, ya que si así fuese, el Ayuntamiento ingresaría en sus arcas más de 15 millones.

La zona azul...

...no crecerá: El Gobierno local no tiene entre sus planes inmediatos ampliar la zona azul a más barrios de la ciudad. Por el momento,  existen 6.879 plazas de pago en la calle (4.562 públicas y 2.317 de residentes).

La mayor parte de las plazas están en el centro o en viales como la avenida Finisterre o Juan Flórez.

A la caza de la doble fila

Ése será el cometido del multamóvil que pondrá en marcha la empresa de la ORA, aunque por el momento no hay una fecha para su funcionamiento. El objetivo de este vehículo no será multar sino fichar la matrícula de los vehículos que están en doble fila o cuyos dueños no pagan, de forma reiterada, los tiques de la zona azul. La información de este coche también será útil para actualizar el callejero.