Galicia ya no arde, pero aún quedan muchos rescoldos en forma de daños y más daños. Las primeras ayudas las puso sobre la mesa la Xunta la pasada semana: 13 millones de euros para víctimas personales y patrimoniales de la ola de incendios que asolaron la comunidad en agosto. Hoy se sumará el Gobierno con una partida de 20 millones a la que sólo le falta el visto bueno del Congreso de los Diputados.

Estas ayudas se centran más en el ámbito de reparación y cuidado del medio ambiente que en compensación de pérdidas económicas o personales. De hecho, algunas de las medidas que se sufragarán con estos 20 millones de euros ya están en marcha. Es el caso de las actuaciones para prevenir el arrastre de cenizas y tierra a los ríos y, en general, para proteger la calidad de las aguas destinadas al abastecimiento de los ciudadanos.

La partida gubernamental también servirá para regenerar los espacios forestales quemados, emprendiendo acciones de lucha contra la erosión en las zonas más afectadas. Además, se prestará especial atención a la recuperación de las áreas incluidas en la Red Natura 2000.

Actuaciones en la costa afectada por el fuego, planes de control de plagas y más recursos para limpiar los montes son otros de los destinos de estos 20 millones de euros, a los que Xunta y Gobierno quieren sumar más presupuesto.

Pero de fuera, no de dentro. Ambas Administraciones ya han unido fuerzas para conseguir dinero de Bruselas. El Ministerio de Medio Ambiente y la Xunta preparan una petición de ayuda al Fondo de Solidaridad de la Unión Europea.

Mientras, hasta el 6 de octubre continúa abierto el plazo para pedir ayudas a San Caetano. Unas subvenciones que el grupo de afectados por el fuego SOS Contra o Lume cree escasas.

Ayuntamientos sin brigadas

Continúa la trifulca política por el documento interno del PPdeG de A Coruña en el que supuestamente se instaba a los alcaldes populares a dilatar la creación de las brigadas de lucha contra el fuego. Ayer dio la cara el líder del PP en Galicia, Alberto Núñez Feijoo, y aunque reconoció que quizá la redacción de parte del escrito no fuese la más afortunada, descartó una actitud obstruccionista del partido que dirige. De hecho, puso sobre la mesa nuevos datos: 15 ayuntamientos gobernados por el PP se quedaron sin brigadas, pese a solicitarlas a la Xunta. Medio Rural se las denegó, según dijo el dirigente popular.

18.000 euros dará la Xunta a las familias de los fallecidos por los fuegos del 4 al 14 de agosto.