Moratinos confirma que hoy se reanudan las repatriaciones a Senegal. (Herwig Vergult / Efe)
Moratinos confirma que hoy se reanudan las repatriaciones a Senegal. (Herwig Vergult / Efe) Herwig Vergult / Efe

El primer vuelo con 50 emigrantes senegaleses repatriados de España aterrizó esta noche en el aeropuerto de Saint-Louis, norte de Senegal, a las 20.00 hora local y GMT, confirmaron testigos presenciales.

Un total de 660 inmigrantes serán deportados en los próximos días
En el mismo vuelo viajaron
75 policías españoles encargados de escoltar a los repatriados, los primeros de un total de 660 que deberían ser deportados en los próximos días.

Otro vuelo con el mismo número de personas tiene previsto llegar a Saint-Louis el mismo día, indican fuentes oficiales en la ciudad norteña, ubicada a 270 kilómetros de Dakar, principal punto de salida de los miles de clandestinos que llegaron en los últimos meses a las costas canarias.

La llegada del primer vuelo que debe ser seguido de otros que llevarán a un millar de personas en los próximos días, ha estado rodeada de grandes medidas de seguridad en las proximidades del aeropuerto, vigilado por un despliegue especial de fuerzas de seguridad.

Según la radio RFM, los repatriados deben nada más llegar subir en unos autocares aparcados en el aeropuerto, rumbo a un destino que no ha sido facilitado, pero que podría ser la comisaría de policía para proceder a su identificación e interrogatorios.

Los repatriados deben subir a unos autobuses nada más llegar rumbo a un destino que no ha sido facilitado
Los medios de comunicación que cubren el evento no han sido autorizados a entrar en el terminal del aeropuerto. Las órdenes les obligan a quedarse a 700 metros, bajo la vigilancia de elementos de los servicios de seguridad.

La decisión del gobierno senegalés de recibir a los repatriados en el norte del país y no en Dakar, obedece a la necesidad de mantener la discreción y la seguridad en torno a la operación, tras el descontento generado de la opinión pública senegalesa a raíz del acuerdo entre España y Senegal para que los emigrantes ilegales sean devueltos.

La repatriación en mayo pasado desde Canarias de 99 inmigrantes ilegales generó manifestaciones de protestas en algunos barrios de la capital senegalesa, lo que obligó al gobierno a pedir a Madrid que suspendiera las deportaciones.

Vuelos cancelados

La salida de dos vuelos con inmigrantes con destino a Senegal quedó aplazada el miércoles después de que el país africano denegara la autorización para aterrizar por 'problemas técnicos'.

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, atribuyó la suspensión de anoche decidida por sorpresa por las autoridades de Dakar a un "problema técnico" del aeropuerto, que no reunía las condiciones nocturnas apropiadas para que se produjera el aterrizaje.

Caldera, cauto

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, consideró que la decisión de Senegal de no autorizar el miércoles el aterrizaje en su territorio a dos vuelos procedentes de Fuerteventura con 100 inmigrantes ilegales supone "un aplazamiento" porque, recordó, el ministro senegalés de Interior, Ousmane Ngom, "confirmó la aceptación de las repatriaciones".

La repatriación en mayo generó protestas en barrios de Dakar, lo que obligó Senegal a pedir a Madrid que la suspendiera
En declaraciones a la Cadena Ser, Caldera pidió "la máxima discreción" y "entender lo delicado" de las repatriaciones debido a la opinión pública senegalesa, que, como la de otros países de origen de la inmigración ilegal, ve de modo "muy crítico estos procesos de repatriación".

El ministro aseguró que el Gobierno pide constantemente al Ejecutivo senegalés que cumpla sus compromisos, pero precisó que lo hace "desde un plano de cooperación y de respeto institucional", porque ésta es, bajo su punto de vista, "la única manera de avanzar".

700 mafias desarticuladas

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, avanzó el miércoles la detención de un millar de personas y la desarticulación de más de 700 mafias que trafican con inmigrantes en Senegal y Mauritania.