La Unión de Consumidores de Cantabria (UCC) considera que, a partir de ahora, los cántabros "pagarán más impuestos por una sanidad peor", como consecuencia de los "recortes" de horarios y plantilla impuestos por el Gobierno regional.

La asociación denuncia en un comunicado que el Gobierno cántabro "ha subido y creado" impuestos para mantener el servicio público de salud, como el céntimo sanitario, el encarecimiento del agua por el canon de saneamiento y el copago de medicamentos. Pero esta subida de impuestos "no parece tener incidencia alguna" en la financiación sanitaria, puesto que "inmediatamente después han comenzado los recortes asistenciales".

UCC critica que el resultado es que "ahora los cántabros pagan más impuestos por un menor y peor servicio sanitario". Por ello, exige que cesen los recortes en sanidad y en educación, o bien que "se devuelvan a los cántabros los impuestos extraordinarios que se les cobran para estos fines, al ser cuando menos dudoso que se destinen a las necesidades de los servicios para los que se recaudan".

La Junta Directiva de UCC ha decidido expresar públicamente su rechazo "a unos recortes sanitarios, mal llamados reformas" que, a su juicio, "pondrán en entredicho la calidad asistencial y, por tanto, mermarán el derecho constitucional a la salud de todos los españoles".

Según la UCC, los recortes sanitarios provocarán la disminución de la plantilla y la ampliación de turnos (el mismo trabajo ser repartirá entre menos profesionales), forzarán que muchos profesionales se vean abocados a desempeñar tareas "impropias" y "se institucionalizará" que los acompañantes cuiden forzosamente a los enfermos en los hospitales, porque habrá menos personal para estar pendiente de ellos.

Asimismo, denuncia que los recortes se han efectuado "sin tener en cuenta" las necesidades del servicio, "menospreciando" a los trabajadores y a sus representaciones sindicales. Además, UCC considera que mientras se recorta la plantilla "se siguen pagando peonadas" a determinados profesionales veteranos con derecho a jubilación, lo que supone "una carga económica que ni se suprime ni se reconsidera". En este sentido denuncia que "médicos residentes que prestan una gran labor y que llevan el peso del día a día, con guardias de veinticuatro horas y más, no verán renovados sus contratos".

Por último, Unión de Consumidores de Cantabria anima a todos los sindicatos de trabajadores en la defensa de sus derechos y expresa su apoyo a los mismos, pues entiende que ello redunda en beneficio de los usuarios del sistema de salud cántabro.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.