El cáncer de ovario se está abordando en el Hospital General Universitario de Ciudad Real con una de las técnicas más reputadas que es posible aplicar en este momento. Se trata de la quimioterapia hipertérmica, que ha sido estudiada en detalle por los especialistas en Ginecología y Cirugía de este centro durante una jornada de tratamiento multidisciplinar de esta neoplasia.

La técnica se viene aplicando únicamente en el Hospital de Ciudad Real y se inició a lo largo del pasado año, con lo que los resultados acreditan sus grandes ventajas. El cáncer de ovario es de los considerados "silentes", ya que no deja ver síntomas precoces cuando, al mismo tiempo, es el segundo cáncer más frecuente en la mujer, después del cáncer de mama, ha informad la Junta en nota de prensa.

Esta novedosa técnica se basa en reducir al mínimo el tumor, mediante cirugía. Seguidamente, se eliminan las células tumorales restantes aplicando la quimioterapia hipertérmica. La gran ventaja de este tratamiento es que el fármaco se aplica directamente en el peritoneo, alcanzando en un ciento por ciento al tumor, con una toxicidad muy baja.

Se diferencia de la quimioterapia endovenosa, aplicada en este tipo de cáncer por vía intravenosa, en que ésta última tiene una toxicidad muy alta y el fármaco llega al tumor en un porcentaje relativamente pequeño, cercano al 10 por ciento.

El doctor Jesús Martín, jefe del Servicio de Cirugía del Hospital de Ciudad Real resalta que la quimioterapia hipertérmica aplicada en el centro hospitalario de Ciudad Real se realiza en circuito cerrado, es decir sin abrir el abdomen, con lo que el riesgo por contaminación no existe.