La Guardia Civil de Cantabria ha desmantelado una red de distribución de sustancias estupefacientes, principalmente en zonas de ocio de las localidades de Selaya, Villacarriedo, Muriedas-Maliaño y Santander, llegando a los suministradores principales de estas sustancias en Madrid y Valencia. En la denominada 'Operación Woody' se ha detenido a 19 personas, se han realizado 13 registros domiciliarios y se han intervenido diferentes cantidades de hachís, cocaína, heroína y dos plantaciones de marihuana.

También se ha detenido a otras dos personas acusadas cada una de ellas por su presunta implicación en los atracos a una entidad bancaria de Vargas y a un estanco de Hoznayo, respectivamente, ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

La operación, realizada por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil de Cantabria, comenzó a principios de septiembre de 2011 cuando se detectó que en la localidad de Selaya había varias personas que se podían estar dedicando a la distribución de estupefacientes por la zona de ocio.

De la investigación sobre estas personas se pudo averiguar que podían estar relacionadas con otras que conformarían una red de distribución de heroína, cocaína, hachís y marihuana al por menor en las localidades y zonas de movida juvenil tanto de Selaya, Villacarriedo, Santander y Muriedas-Maliaño.

Primeras detenciones en santander

Algunos de los componentes de esta red estaban afincados en Santander pudiendo comprobar los agentes como mantenían relaciones con personas que se sospechaban que podían estar involucradas en robos con violencia e intimidación, y que además podían tener conexiones en Madrid y Valencia, lugares donde se suponía adquirían algunos de los estupefacientes.

Ante estas evidencias, a mediados del mes de marzo se realizaron las primeras tres detenciones correspondientes con la parte localizada en Santander, todos ellos varones y de nacionalidad española.

De igual forma y fruto de las investigaciones con sus contactos relacionados con los robos con violencia, se pudo esclarecer el atraco a una sucursal bancaria de la localidad de Vargas y a un estando de Hoznayo, con la detención de dos personas, presuntamente implicados cada una de ellas en uno de estos hechos delictivos.

Resto de detenciones

El pasado 22 mayo, en una acción coordinada, se procedió a la detención de otras seis personas de nacionalidad española en las localidades de Selaya, Villacarriedo, Santander y Maliaño. En esta última localidad se detuvo al que supuestamente se considera como el mayor distribuidor de hachís a pequeños vendedores de la red.

Entre el 28 de mayo y el 19 de junio se detuvo a otras diez personas, cuatro de ellas en Santander, estas de nacionalidad Nigeriana, otras tres en Madrid y Valencia, naturales de Mauritania, Ghana y España, y otros tres en Santander y nacionalidad española. Todos estos detenidos están relacionados con la distribución de heroína, pudiendo desplazarse algunos de los residentes en Cantabria hasta Madrid y Valencia para adquirir esta sustancia.

13 REGISTROS

Durante la operación se han realizado 13 registros domiciliarios en Maliaño, Santander, Villacarriedo, Selaya, Madrid y Valencia, con la incautación de más de 5 kilos de hachís, 109 gramos de cocaína, 53 gramos de heroína, pequeñas cantidades de cristal, así como dos plantaciones en invernadero de marihuana, localizándose 58 de estas plantas.

También se intervinieron casi 16.500 euros en metálico, 2 vehículos, 18 teléfonos móviles, 10 balanzas de precisión y 4 ordenadores portátiles.

Durante la investigación se constató que no almacenaban grandes cantidades de droga, prefiriendo optar por un abastecimiento más frecuente o continuos cambios de depósito, lo que dificultó la acción de los agentes encargados de la investigación.

Con esta actuación, según la Guardia Civil, se ha erradicado una red de distribución de sustancias estupefacientes, principalmente en zonas de ocio, habiendo ingresado en prisión seis de ellos.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.