El jefe del servicio de Promoción de la Agencia Valenciana de turismo (AVT), Jorge Guarro, mantuvo en su declaración ante José Ceres, instructor de la causa sobre la supuesta financiación irregular del PP valenciano, en el marco del 'caso Gürtel', que el ex jefe de Gabinete de la Conselleria de Turismo de la Generalitat, Rafael Betoret, les indicaba cada año los criterios económicos y subjetivos que debían constar en los pliegos de condiciones para adjudicar el contrato de la feria Fitur.

Así se desprende de la declaración que prestó Jorge Guarro, en calidad de imputado, el pasado 26 de abril en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), en la pieza instruida por Ceres dentro del 'caso Gürtel' y que hace referencia a la presunta contratación irregular en relación con distintas ediciones de Fitur.

En su declaración, consultada por Europa Press, Guarro explica que él se encargaba, junto con otra persona, de la redacción de los pliegos de contratación de Fitur. Para ello, indicó que se pedían instrucciones sobre los criterios que iban a inspirar los diseños de la feria —criterios de valoración como las cantidades, como en cuánto iba a primar el precio, el diseño o la adaptabilidad—.

Guarro señaló que a partir de 2005, la Agencia Valenciana de Turismo cambió la forma por la que contrataba las ediciones de Fitur. Anteriormente, se contrataba por experiencia y exclusividad a un diseñador, y posteriormente se hacía un concurso de construcción del stand. Pero en agosto de 2004, tras crearse la Conselleria de Turisme, se altera la estructura de la Agencia y se dan nuevas instrucciones para elaborar los pliegos de condiciones.

Es a partir de ese momento cuando se recomienda —según explica el imputado— que el diseño entre a formar parte de la contratación, y que el contrato que se saque no sea de construcción, si no que sea de diseño y construcción. Ese año, en 2005, la modificación de los criterios, es decir, bajar la valoración económica a los 15 puntos —antes eran 50— y aumentar el criterio subjetivo hasta los 40, "salía directamente del gabinete, del señor Betoret", expuso Guarro.

"Es el señor Betoret el que nos dice los criterios de valoración de este año son estos. Que no nos da directamente una explicación, pero nosotros, como técnicos, entendemos que vienen motivados porque, bueno, puede ser una parte bastante subjetiva nuestra", añade. "Estos cambios parten de él, pero no nos los explica", indica. Al respecto, advierte de que les llamó la atención este cambio de criterios, pero aclaró que siempre pensaron que era para tener más control sobre el diseño.

"sabedor de los cambios"

Guarro indicó que el exjefe del área de Mercados y Comunicación de la Agencia, Isaac Vidal, era "por supuesto" sabedor de estos cambios, y mantuvo que desconocía si éste participaba en la decisión de los mismos junto con Betoret. También señaló que a los borradores que elaboraban los técnicos sobre los pliegos de condiciones no tenía acceso ninguna empresa.

El imputado aseveró que el resultado final del pliego era consecuencia de "múltiples" borradores. Éstos se facilitaban al jefe del área y, alguna vez que se los pidieron, al jefe de gabinete, es decir, a Isaac Vidal y a Rafael Betoret. "En un principio a nadie más", añadió.

En esta línea añadió, sobre el expediente de Fitur, que una vez se montaba el stand y llegaba la factura correspondiente, ésta la controlaban ellos. Así, si la factura se correspondía con el contratado, daban el visto bueno. Todos los extras que se contrataban sobre la marcha, "la mayoría son gastos contratados por el jefe de Gabinete".

Con respecto a Orange Market, Guarro afirmó que no hubo "ningún problema" durante la ejecución del contrato; y que su solvencia técnica fue "suficiente" para la ejecución del stand y para lo que se comprometió. También señaló que fue el que presentó la mejor opción, la "más bonita".

Guarro afirmó, en diferentes partes de su declaración, que él no tenía relación con el dueño de Orange Market, Álvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', ni con nadie de esta empresa o de mercantiles relacionadas con la misma. También señaló que no recibió ningún comentario o sugerencia de nadie sobre estas personas o empresas; y que tampoco percibió ningún tipo de obsequio. "Yo no recibí ninguna sugerencia ni presión de la presidencia, o de Dora Ibars, para los informes que emitimos", agrega.

Almuerzo de ifema y otros

Respecto al almuerzo en Ifema, Guarro señaló que él no intervino para nada. Sobre este asunto, explicó que envió un primer fax en octubre de 2004 al Palacio de Congresos de Madrid para reservar dos días el centro, con el objeto de celebrar allí el almuerzo. Tras ello, en noviembre volvió a enviar un fax para comunicar que ese año, la AVT no organizaría ningún acto con motivo de Fitur. Todo esto lo hizo tras indicárselo Betoret, según mantuvo. "Ese año el señor Betoret me dice que anule la reserva porque no se va a hacer. Y hasta ahí se", señaló. Ese ejercicio organizó el almuerzo Orange Market.

Preguntado al imputado por una factura por la compra de uniformes para azafatas y camareros para Fitur 2005, indicó que la misma no estaba incluida en el contrato, porque en el mismo nunca se establecía que hubiera que uniformar a los camareros.

Respecto a una factura de Orange Market que hacía referencia a las líneas ADSL y a la limpieza de la feria, señaló que él no tenía nada que ver con la contratación de ningún extra, y si la factura llevaba su firma, era porque se había pagado a través del departamento de Promociones.

Consulta aquí más noticias de Valencia.