El Ministerio Fiscal pide penas que suman cinco años y 11 meses de prisión para un individuo identificado como A.S., acusado de un homicidio en grado de tentativa y un delito de robo por haber cortado en el cuello y haber apuñalado hasta seis veces al conductor del taxi que le trasladaba desde Benidorm (Alicante) hasta Murcia.

Así se desprende de las conclusiones provisionales del fiscal a las que ha tenido acceso Europa Press. La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Murcia celebrará la vista oral este martes, 26 de junio, a las 10.30 horas.

Los hechos se remontan al 13 de agosto de 2009, cuando el acusado, con pasaporte ruso y sin antecedentes penales, contrató en Benidorm los servicios de un taxi que conducía su propietario, A.J.G.A., con el que pactó su traslado a Murcia por 150 euros, según el relato del fiscal.

A la llegada se dirigieron a una gasolinera situada en El Chorrico de Molina de Segura, donde estacionaron el vehículo y se apearon. Inmediatamente después, de forma "inopinada, sin motivo aparente y sin que mediase provocación, el pasajero se abalanzó sobre el conductor, al que atacó por la espalda, propinándole un corte en el cuello que le hizo sangrar.

Al girarse, el conductor observó como A.S., portaba un cuchillo en la mano, por lo que salió corriendo pidiendo ayuda mientras era perseguido por el agresor que, con el cuchillo en la mano logró darle alcance y, abalanzándose de nuevo contra él le propinó dos puñaladas en la espalda, otra en el omoplato derecho y otra en el costado izquierdo.

El taxista, como pudo y para tratar de defenderse, se dio la vuelta y, una vez de frente, su agresor le propinó otras dos puñaladas en el pecho, sufriendo también un pequeño corte en la mano izquierda al intentar arrebatarle el cuchillo que portaba.

Estando el taxista en el suelo a su merced, llegó en su auxilio otro hombre que empujó fuertemente al agresor y logró apartarlo. La víctima aprovechó entonces para escapar, mientras que observaba como el agresor se subía a su taxi y se marchaba en el mismo en dirección desconocida.

Un día después, el agresor fue detenido por la Guardia Civil de Callosa de Segura en el Hospital de Vega Baja San Bartolomé de Orihuela, y la Benemérita logró recuperar el taxi sustraído.

Las lesiones sufridas por el taxista, que provocaron un neumotórax y un hematoma pulmonar, se asentaban sobre regiones anatómicas donde subyacen estructuras vitales, según la calificación del Fiscal, que explica que la herida localizada en la región torácica penetró en profundidad y pudo haber tenido fatales consecuencias si no hubiera mediado tratamiento médico y quirúrgico.

Por todo ello, el Fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito de robo de uso por el que pide para el acusado 23 meses de prisión, con medida de seguridad consistente en internamiento en centro adecuado por tiempo de cuatro años.

Además, el Fiscal pide para el acusado cuatro años de prisión por el delito de homicidio en grado de tentativa, con la medida de seguridad citada de internamiento en un centro adecuado por tiempo de seis años.

Asimismo, solicita la prohibición de acercarse y comunicarse mediante cualquier medio físico, telefónico, telemático o de cualquier otro tipo a la víctima, de su domicilio personal y laboral y de cualquier otro que frecuente asiduamente durante nueve años.

En calidad de responsabilidad civil, el Fiscal pide que el acusado indemnice a la víctima en 943 euros por los 30 días de lesiones sin incapacidad, así como a 566 euros por los diez días de lesiones con incapacidad y en 348 euros por los cinco días de hospitalización.

Consulta aquí más noticias de Murcia.