El secretario general del PSPV, Ximo Puig, ha señalado este sábado que "cada día, cada segundo que pasa" sin que el presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, destituya "defintivamente de cualquier cargo público" al portavoz del PP en las Corts y exconseller de Solidaridad, Rafael Blasco, supone "una absoluta indignidad".

Puig ha realizado estas declaraciones a los medios de comunicación minutos antes de comenzar el II Congreso del PSPV de la provincia de Valencia, después de que la Fiscalía Anticorrupción haya solicitado la imputación de Rafael Blasco, en la causa abierta por presuntas subvenciones irregulares a ONG.

El dirigente socialista ha subrayado que en la Comunitat Valenciana "ha pasado de todo; tenemos una cartera diversa de productos relacionados con la corrupción". Así, ha indicado que "los productos tóxicos valecianos producidos por la Genealitat en torno a la corrupción son amplios".

Sin embargo, considera que "si hay uno que es uno que es absolutamente execrable es aquel que se refiere a robar a los que menos tienen" lo que, en su opinión, "ha rozado la máxima indignidad".

Para Ximo Puig, "no se trata de que el juez o el fiscal le haga el trabajo a Fabra". A su juicio, el jefe del Consell "tiene que actuar porque, al margen de que esté imputado o no el señor Blasco, lo que no puede ser es que quien ha sido responsable de una Conselleria en la que se ha robado a los más pobres, no tiene derecho a ejercer ningún cargo público".

Consulta aquí más noticias de Valencia.