La Conselleria de Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua ha aprobado las medidas fitosanitarias para la erradicación y control de la bacteria 'Erwinia amylovora', que ocasiona la enfermedad conocida como fuego bacteriano de las rosáceas, que afecta a especies de interés comercial, como el peral, el manzano, el níspero, el membrillero y diversas plantas ornamentales.

Esta acción se enmarca en el programa nacional de erradicación y control del fuego bacteriano de las rosáceas, tras detectarse durante el año 2011 en el término municipal de Villena (Alicante), un foco del agente que produce esta enfermedad, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

La Conselleria de Agricultura ha desarrollado una serie de acciones para actuar contra esta bacteria. En primer lugar, ha llevado a cabo una labor de inspección en amplias zonas de la Comunitat Valenciana.

En 2011, en la zona del foco, la Conselleria de Agricultura realizó 314 inspecciones que abarcaron una superficie de 239,5 hectáreas de cultivos de peral y manzano. Únicamente fue necesario suprimir 12,3 hectáreas de material vegetal afectado y realizar algunos arranques selectivos de árboles afectados y de su radio de seguridad.

En 2012, hasta junio, se han realizado 54 inspecciones sobre una extensión de 127 hectáreas, de las que se tomaron muestras que han dado resultados negativos.

Además, la Conselleria de Agricultura también ha previsto indemnizar a los titulares de explotaciones frutales, de plantas ornamentales y viveristas que hayan de eliminar sus ejemplares afectados, en el marco de la Orden 7/2012, de 26 de marzo, de la Conselleria, que se publicó el 4 de mayo en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana.

Medidas fitosanitarias

Para que la bacteria remita, la Conselleria de Agricultura ha establecido una serie de medidas fitosanitarias de obligada observación, con su protocolo de actuación. Además, continuará con las inspecciones en campos y viveros y otras zonas donde existan este tipo de plantas.

Cuando se confirme la presencia de un foco de fuego bacteriano, la Conselleria delimitará su extensión mediante el análisis de muestras de vegetales y se ordenará el arranque y destrucción inmediata de toda planta contaminada y de todas las plantas hospedantes con y sin síntomas de su entorno inmediato.

Como medida preventiva, se deberá arrancar y eliminar las plantaciones abandonadas de frutales de las especies citadas, concretamente las que en los últimos dos años no se hayan cultivado. Asimismo, no se podrán plantar en los jardines públicos de las comarcas del Alt Vinalopó y l'Alcoià de la provincia de Alicante y en las aceras, medianas y otras zonas ajardinadas de las carreteras, autovías y autopistas de la Comunitat Valenciana.

Además, la Conselleria ha establecido otras medidas de carácter preventivo para evitar la propagación de focos, como la de establecer una zona de seguridad de un kilómetro de radio, en la que se hará un seguimiento intensivo de las plantas, en los dos períodos más adecuados para detectar la enfermedad, de la primavera al otoño.

En este tiempo se realizarán inspecciones visuales y análisis de muestras de plantas, un tratamiento preventivo durante el invierno y en las épocas que se considere conveniente. Como medidas adicionales, se prohibirá el transporte de estas plantas fuera de la zona de seguridad, se limitará el traslado de colmenas y habrán de desinfectarse los utensilios de poda.

La Conselleria de Agricultura también realizará prospecciones sistemáticas en las zonas de seguridad y fuera de ellas y en los viveros que producen y comercializan estas plantas.

Consulta aquí más noticias de Valencia.