El alcalde de Torrelodones, Carlos Galbeño (PP), no tiene previsto cerrar la crisis de Gobierno generada tras el cese de dos ediles de su equipo porque espera que ambos "reconsideren su actitud", pero no descarta acudir a los tribunales si persisten en sus acusaciones.

 

El alcalde ha pedido a los concejales que aporten pruebas y no descara acudir a los tribunales
Los concejales cesados,
Reyes Tintó y José María Pacios, ex responsables de Educación y Cultura, respectivamente, defienden la existencia de una grabación en la que el regidor habría mediado para adjudicar un servicio municipal a un concuñado del diputado nacional y presidente del PP local, Mario Mingo.

 

 En rueda de prensa, Galbeño instó a ambos a acudir a los tribunales y aportar pruebas sobre la grabación, en la que también intervendría el concejal de Urbanismo, Julián Nieto, y a la que el regidor restó credibilidad.
 

Exige pruebas

"Cualquiera sabe que una grabación de esta forma es manipulable y además yo desconozco su existencia", declaró Galbeño, que recordó la intención del responsable de Urbanismo de "presentar una querella por intromisión en su honor".

El regidor compareció hoy por primera vez ante los medios de comunicación desde que el pasado mes de agosto se hiciera público el cese de los dos ediles a los que acusó de "indisciplina".

 

Se pusieron del lado del promotor inmobiliario y en contra de intereses vecinales

Según el alcalde, Tintó y Pacios amenazaron con votar en contra de la expropiación de los terrenos de la calle Real donde estaba previsto construir un parking subterráneo, proyecto que definió como "estrella" de esta legislatura.

 

"Se pusieron del lado del promotor inmobiliario y en contra de intereses vecinales, motivo más que suficiente para retirarles la confianza", aseguró Galbeño que insistió en defender que la "gobernabilidad" del municipio estaba garantizada a pesar de que perdería la mayoría absoluta si, finalmente, no consiguen llegar a un acuerdo con Tintó y Pacios.