La Sección número 3 de la Audiencia Provincial de Murcia ha condenado a tres meses de cárcel a una empleada del hogar por robar un reloj de oro valorado en 1.800 euros de la casa en la que estaba trabajando, propiedad del hombre que la tenía contratada, según recoge la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

La sentencia de la Audiencia Provincial supone una rebaja en la pena de nueve meses a la que fue condenada inicialmente la acusada por el Juzgado de lo Penal Número 2 de Murcia, que la juzgó en primera instancia, al entender que concurre la atenuante de reparación del daño causado.

Y es que la acusada, al tener conocimiento de que el propietario del reloj y su hija sospechaban que ella era la responsable de la desaparición, decidió devolver el reloj y dejarlo en un lugar escondido debajo del segundo cajón de la mesa del despacho del que lo había sustraído.

Los hechos se remontan a septiembre de 2007 cuando la acusada, siendo conocedora de que en la mesa de despacho se hallaba un reloj antiguo de oro marca Omega propiedad de su jefe, se apoderó del mismo "con ánimo de beneficio injusto y sin que conste fuerza", según recogen los hechos considerados probados por la sentencia.

La acusada tuvo el reloj en su poder, pero que viendo que sospechaban de ella tanto el propietario como su hija, decidió dejarlo en un lugar escondido debajo del segundo cajón de la referida mesa, lugar en el que no se había encontrado al día siguiente de los hechos tras una intensa búsqueda.

Por estos hechos, el Juzgado de lo Penal Número 2 de Murcia condenó a la acusada a nueve meses de prisión como responsable criminalmente de un delito de robo con fuerza en las cosas, en concepto de autora, y con la concurrencia de la circunstancia agravante de abuso de confianza.

Sin embargo, la acusada decidió presentar en tiempo y forma un recurso de apelación, al discrepar de la sentencia condenatoria dictada en primera instancia porque, a su juicio, solo se tomó en consideración la declaración de los denunciantes, sin valorar su propio testimonio, que niega su participación en los hechos.

En este sentido, el tribunal afirma en su sentencia que los indicios expuestos acreditan que la acusada sustrajo el reloj con "evidente intención de lucro", pero posteriormente decidió restituirlo.

En base a esto, la Sala considera que concurre la agravante de abuso de confianza, al conocer la acusada el lugar donde se hallaba el reloj, en su condición de empleada de hogar de la vivienda de la que el mismo fue sustraído, aprovechando estas circunstancias para sustraerlo.

Ahora bien, el tribunal puntualiza que, a su vez, concurre la atenuante de reparación del daño ocasionado a la víctima, a la vista de la restitución del reloj por parte de la acusada, en un corto espacio de tiempo desde la sustracción del mismo, dejándolo en el lugar donde lo había colocado su propietario.

Por ello, estima que "procede modificar la pena privativa de libertad impuesta en la sentencia recurrida y reducir la misma al mínimo legal previsto de tres meses, teniendo en cuenta para ello la prontitud en la reparación del daño por parte de la acusada".

Consulta aquí más noticias de Murcia.