El diario 'El País' en particular y el grupo Prisa en general ha decidido romper su silencio respecto a las publicaciones sobre el 11-M del diario 'El Mundo', quien sostiene desde hace tiempo que tras los atentados se esconde una trama lejana a la simple autoría de los terroristas islámicos, y ha entrado de lleno en el asunto con la publicación de unas declaraciones del ex minero José Emilio Suárez Trashorras, acusado de facilitar el explosivo con el que los terroristas del 11-M.

Yo no sé por qué la justicia no le cierra la boca a 'El Mundo'

Trashorras afirmó durante su estancia en la cárcel, en marzo de 2005, en una conversación con sus padres, que "mientras el periódico 'El Mundo' pague, si yo estoy fuera, les cuento la Guerra Civil española", según la información que publicó 'El País'.

Sus conversaciones se grababan, como se realiza normalmente al tratarse de un recluso por delitos de terrorismo. 'El País' publica un fragmento de éstas:

- Trashorras. Mientras el periódico El Mundo pague, si yo estoy fuera, les cuento la Guerra Civil española. Desde que nací. Desde la Guerra Civil hasta ahora. Si te vienen con un chequecito cada... ¿Por qué piensas que lo hizo Nayo?

- Padre. Por dinero, si ya se sabe.

- Madre. Yo no sé por qué la justicia no le cierra la boca a El Mundo...

- Trashorras. Porque tienen más dinero que todos ellos juntos, no te jode. Son unos mercenarios. Te pagan a ti para que cuentes cuentos.

La 'ofensiva' de 'El País' con la publicación de las revelaciones del asturiano contradice lo que dijo días antes el diario 'El Mundo'.

El País intenta desprestigiar a El Mundo sobre el 11-M sin tener pruebas

Este último dijo que "El País intenta desprestigiar a El Mundo sobre el 11-M sin tener pruebas" y niega haber pagado a Trashorras por sus testimonios.

El periódico de Pedro J. Ramírez sacó a la luz dos entrevistas con Trashorras en las que este aseguraba que desde el primer momento comunicó a la Policía que Jamal Ahmidan, 'El Chino', tenía contactos con ETA y que el policía Manuel García 'Manolón' y otros agentes le dijeron que a la propia Policía le venía bien implicar a los "moros".

LA VERSIÓN DE CADA UNO

Mondragón

EL PAÍS: Una cinta de Mondragón: "La única referencia encontrada en la furgoneta era una cinta de la Orquesta Mondragón. La tarjeta correspondía a Gráficas Bilbaínas".
EL MUNDO: La tarjeta de Mondragón: "Podía leerse Grupo Mondragón... Para los policías que habían trabajado contra ETA, gentes cercanas a este grupo estaban situadas en el mundo abertzale".

La mochila

EL PAIS: La mochila fue custodiada: «La mochila que llegó a la comisaría de Vallecas era la misma que alguien había retirado de la estación donde explotó uno de los trenes».
EL MUNDO: La mochila nunca estuvo en los trenes: Nadie vigiló la mochila y, por tanto, podría haber sido puesta por alguien en ese lugar para implicar a los islamistas.

Tipo de explosivos:

EL PAÍS: Goma 2: "No figura ni uno solo de los elementos que componen la Titadyne (dinamita con que habitualmente atenta ETA) en los explosivos encontrados. El jefe de los Tedax se equivocó y luego rectificó por escrito".
EL MUNDO: ¿Titadyne?: Hay un ‘agujero negro’ en la declaración del jefe de los Tedax que dijo que había nitroglicerina (un componente de la Titadyne) en los explosivos y luego negó que la hubiera.

Furgoneta Kangoo:

EL PAÍS: "El Mundo fabricó la teoría de que alguien rellenó el vehículo con objetos". 
EL MUNDO:
"Los Policías de Alcalá que examinaron la furgoneta del 11-M aseguran que estaba vacía".