La Policía Nacional ha detenido a una mujer de 31 años, A.M.L.L., tras ser sorprendida por los vigilantes de seguridad de un establecimiento comercial de la zona de El Alisal Santander, intentando sustraer prendas de vestir por importe de 90 euros, utilizando una bolsa preparada para eludir los controles eléctricos de seguridad.

Sorprendida, en un principio, por el responsable del comercio, accedió en un primer momento a abonar las prendas, para posteriormente propinarle un fuerte empujón e intentar huir, han informado fuentes policiales.

Personado en el lugar otro empleado y un vigilante de seguridad, la acusada la emprendió a golpes y patadas contra ellos, adoptando una actitud "muy agresiva y violenta", siendo finalmente inmovilizada hasta la llegada de una dotación policial, que la detuvo.

El vigilante de seguridad resultó lesionado levemente en una de sus muñecas. Los hechos tuvieron lugar este jueves 21 por la tarde.

A la detenida se le imputa un delito de robo violento sobrevenido, al transmutarse el simple hurto inicial de las prendas en otro de mayor gravedad, tras utilizar la violencia o la intimidación como medio para proteger la huida, explica la Policía.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.