Los líderes de las cuatro primeras economías de la zona euro, Alemania, Francia, Italia y España, han acordado aprobar en el próximo Consejo Europeo, a celebrar los días 28 y 29 de junio, un plan de crecimiento económico de valor del 1% del PIB de la Unión Europea (UE), unos 130.000 millones de euros.

"En el próximo Consejo Europeo propondremos medidas para relanzar la economía, con inversiones, una apuesta por el fomento del empleo y el incremento de la competencia en Europa, así como hacer más en el mercado único europeo", dijo Monti.

El paquete inversor acordado en Roma supone el 1% del PIBEl jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, la canciller alemana, Angela Merkel y el presidente de Francia, François Hollande, se han reunido en Roma invitados por el primer ministro italiano, Mario Monti, para participar en una cumbre a cuatro que llega en un momento decisivo para el futuro de la moneda única.

El presidente español, Mariano Rajoy, ha resaltado que de esta reunión surge una Unión Europea comprometida con "más integración bancaria, fiscal y política". Rajoy se va de Roma "muy contento" porque los líderes han dado un paso adelante en su apuesta por una "irreversibilidad del euro".

La canciller alemana, Angela Merkel, expresó su total acuerdo junto con España, Italia y Francia de aprobar una tasa a las transacciones financieras en Europa y abogó por los resolver los problemas que tiene actualmente la moneda única con una mayor y más estrecha cooperación a nivel político.

"Estamos haciendo todo por luchar por este euro y hacerlo capaz de afrontar los próximos diez años. Algunos países han logrado muchas reformas. Hemos logrado instrumentos de solidez y de solidaridad", dijo Merkel.

"El tema del crecimiento y del empleo tiene que abordarse más enérgicamente, después de que nos hemos ocupado del pacto fiscal. Para el próximo Consejo Europeo es necesario dar señales claras. Un 1% del PIB invertido para el crecimiento y para las señales correctas es lo que Europa necesita", agregó. "Crecimiento y finanzas sólidas" son las dos bases de nuestra recuperación, ha insistido Merkel.

Tres mensajes: inversión, estabilidad y más Europa

El presidente francés, François Hollande, ha dicho que en el próximo Consejo Europeo es necesario "dar una señal de coherencia y solidaridad". A su juicio, esto se conseguirá con la aprobación de "los 130.000 millones para potenciar el crecimiento y el empleo", "la  plena utilización de los mecanismos de estabilidad" para dar confianza a los mercados y plantear "a medio plazo" mayor solidaridad en la UE con elementos como "los eurobonos".

Para Hollande, urge elaborar un calendario para el esfuerzo inversor de los 130.000 milloenes, así como aprobar la tasa a las transacciones financieras en el seno de la UE.