Banco de España
Imagen de la sede del Banco de España. EPA / ARCHIVO

El Tesoro Público español ha colocado este jueves 2.219,3 millones de euros en bonos a dos, tres y cinco años, por encima del objetivo previsto, pero a costa de elevar el interés, que ha superado el 6% en los de mayor plazo.

En concreto, se han colocado 699,5 millones de euros en bonos a dos años con vencimiento en 2014, a los que se les ha adjudicado un interés marginal del 4,79%, el 53% más que en la anterior puja, cuando alcanzó una rentabilidad del 2,2%.

En el caso de los bonos a tres años, con vencimiento en 2015, el Tesoro ha adjudicado 917,6 millones de euros, aunque el interés marginal se ha elevado hasta el 5,51%, desde el 4,9% precedente, lo que supone el 10,9% más.

Por último, el Tesoro ha logrado colocar 602,2 millones de euros en bonos a cinco años, con vencimiento en 2017, en los que el interés se ha disparado hasta el 6,1%, el nivel más alto desde 1996.  En la anterior subasta de bonos de esta denominación el interés marginal fue del 4,9%.

Alta demanda

La demanda de las entidades ha alcanzado los 7.761,2 millones de euros de modo que, como viene siendo habitual en las emisiones españolas, el ratio de cobertura o proporción entre la demanda y el importe finalmente adjudicado ha sido muy elevado, de 3,4 veces.

La puja, en la que se ha sobrepasado el objetivo inicial de colocación -entre 1.000 y 2.000 millones de euros-, ha sido la segunda que ha llevado a cabo el Tesoro esta semana.

El martes, el organismo dependiente del Ministerio de Economía 3.040 millones de euros en letras a 12 y 18 meses, y también tuvo que elevar el interés marginal hasta el 5,2% y al 5,35%, respectivamente, este último, el más alto desde el año 2000.

No obstante, la subasta recibió un gran apoyo de los inversores, ya que la demanda superó los 8.000 millones de euros, por encima del objetivo inicial de colocación -entre 2.000 y 3.000 millones de euros-.

Dicha subasta se celebró en un momento de máxima tensión en el mercado de deuda soberana de la zona del euro, en el que la prima de riesgo de España, que mide el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, llegó a subir a máximos desde la era euro, hasta los 588 puntos básicos.

Presión de los mercados

No obstante, durante las dos últimas jornadas, la presión de los mercados sobre España se ha relajado, lo que ha llevado a que la prima de riesgo se situé en los 503 puntos básicos.

El rendimiento del bono español a diez años, que había superado el lunes el crítico 7%, caía ayer de esa cota, y tras la subasta se situaba en el 6,6%.

Además, estas dos subastas se han celebrado después de que hace unos días se confirmara la concesión de Europa de una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para sanear el sector financiero español.

Hoy, el Gobierno dará a conocer las necesidades de capital de la banca española según la valoración de las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman.

Europa espera ahora que tras conocerse las necesidades de capital, España formalice su solicitud de ayuda al sector, coincidiendo con la reunión del Eurogrupo que se celebra en Luxemburgo.

La próxima semana el mercado español vuelve a enfrentarse a los mercados en una subasta de letras a tres y seis meses.