Vista de una urbanización de Torrelodones
Vista de una urbanización de Torrelodones (Archivo)

Una recalificación urbanística bajo sospecha. Un alcalde (Carlos Galbeño, del PP), acusado de presionar a su equipo para que los contratos municipales beneficien a empresas de amigos y familiares. 

Dos concejales (Jesús M.a Pacios y Reyes Tintó, del PP), destituidos tras criticar a su partido.

 

Dos concejales del municipio han sido destituidos por criticar al PP
Éstos son los ingredientes del culebrón urbanístico que se vive en Torrelodones.

 

La supuesta trama amenaza con convertir este municipio serrano en la Marbella madrileña y está siendo uno de los platos fuertes de discusión política.

PSOE y PP lo utilizaron ayer, por enésima vez, como arma arrojadiza.

Rifirrafe entre PSOE y PP

Rafael Simancas (PSOE) se preguntó por qué la cúpula regional del PP arropa a Carlos Galbeño y actúa contra los ediles que han denunciado irregularidades.

 

El urbanismo se convierte de nuevo en arma arrojadiza entre el PP y el PSOE
Francisco Granados (PP), por su parte, le retó a enfrentar el urbanismo de Torrelodones al de cualquier municipio regido por el PSOE.

 

La polémica recalificación

El caso Torrelodones arranca con la recalificación de 128 hectáreas del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, para que en ellas puedan construirse viviendas, comercios y un campo de golf municipal.

Entre las empresas beneficiadas se encuentran Cimaga, de María Isabel Galbeño (hermana del alcalde), C-15 (vinculada a Mario Mingo, presidente del PP de Torrelodones) y Accord, de José Luis Velasco (amigo del alcalde). La recalificación todavía está pendiente del visto bueno de la Comunidad.

Pero éste no es el único escándalo que ha salpicado al municipio en los últimos días.

Los concejales del PP Jesús Pacios y Reyes Tintó, que fueron destituidos en julio (por reclamar información sobre la política urbanística municipal, según ellos; por indisciplina, dice el partido), dicen tener una grabación en la que el edil de Urbanismo, Julián Nieto, reconoce que fue presionado para contratar a una empresa del ex concuñado de Mingo.