Miguel Reneses
Miguel Reneses, durante una comparecencia en la Asamblea de Madrid. EFE

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha acordado el sobreseimiento libre y archivo definitivo de la imputación que pesaba sobre Miguel Reneses, diputado de la Asamblea de Madrid por Izquierda Unida, como presunto autor de un delito de acoso sexual.

La decisión del tribunal es firme y contra ella no cabe recursoEn un auto, la Sala estima el recurso de apelación interpuesto por Reneses contra la imputación que se le notificó el 11 de enero de 2011. La Sala está de acuerdo con el demandado en que el delito, de haberse producido, habría prescrito al haber transcurrido los entre 3 y 5 años de margen establecidos para que el caso sea llevado ante un juez. Contra la decisión no cabe recurso, lo que la hace definitiva y evitará que Reneses tenga que declarar por los hechos.

El delito está penado con entre 5  y 7 años de cárcel.

Relación con una compañera

El TSJM no entra a valorar la culpabilidad o inocencia del diputado, sino la legalidad de someter la cuestión a juicio.

En el auto de imputación, el TSJM observó "indicios razonables" de presunto acoso sexual por parte de Reneses, también secretario de Organización de IU, a raíz de la denuncia presentada por J.C.P., compañera de partido y concejala del Ayuntamiento de Fuenlabrada desde 1995 a 1999, años en los que el demandado ejerció como edil de la misma Corporación.

Según el texto, Reneses y la demandante mantuvieron durante esos años una "fuerte atracción sexual que les llevó a mantener frecuentes encuentros". Sus citas tenían lugar en la habitación de un hotel de Madrid que el diputado contrataba.

Persecución

Entre 1998 y 1999, la concejala inició otra relación amorosa con un guardia civil, quien posteriormente se convirtió en su marido. Fue entonces cuando le comunicó a Reneses su intención de dejar la relación algo que, como recoge el auto, "no aceptó de buen grado" insistiendo "en forma persistente" para continuar los encuentros. El diputado llegó incluso a llamarla telefónicamente al cuartel de la Guardia Civil de Pinto, donde convivía con su nueva pareja, y posteriormente al de Batres, en 2005.

Reneses llamó a su ex compañera a los cuarteles de la Guardia civil donde residióEl TSJM cree que "para ejercer presión sobre ella", el ahora diputado regional consiguió que no figurase como aspirante al cargo de concejal por Fuenlabrada. Finalmente, J.C.P. fue nombrada directora de Transportes del Ayuntamiento de Fuenlabrada aunque se le asignó un despacho sin ordenador, lo que achacó a "una decisión inspirada por Miguel Ángel Reneses para continuar" con la presión a fin de seguir con la relación.

Mantuvo el puesto hasta el año 2003, cuando se quedó en el paro y comenzaron sus problemas económicos, situación que se prolongó durante dos años. En ese tiempo, como detallaba el auto, Reneses le ofreció un trabajo a través de los servicios administrativos de la Asamblea de Madrid y que decía haber logrado a través del que fuera consejero de Transportes, el 'popular' Francisco Granados. Rechazó el empleo al temer que el diputado de IU quisiera continuar con sus acercamientos sexuales.

Asimismo, el texto indica que cada vez que la mujer era vista por el ahora diputado "intentaba abrazarla y manosearla". Reneses, además, se trasladó en varias ocasiones a Pinto con un coche oficial de la Asamblea de Madrid para ver a la demandante, una vez que consiguió allí un nuevo empleo. De nuevo le dijo que si retomaban su relación, su situación económica "cambiaría de modo radical", además de recuperar la actividad política que antes desarrollaba.

Consulta aquí más noticias de Madrid.