'Blanche' - 'Noir'
Dos de las imágenes de la serie 'Caste' Leah Gordon - Riflemaker Gallery, London

A partir de la creencia de que los 128 antepasados previos a nosotros determinan la raza a la que pertenecemos, el colonialista de origen francés nacido en la isla de la Martinica Moreau de Saint-Méry (1750-1819) realizó una clasificación de los haitianos según su tono de piel.

Entre el blanco y el negro había nueve grados que establecían un rango meticuloso y obsesivo que marcaba al individuo, otorgándole una mayor o menor importancia según lo cerca que estuviera del deseado blanche en un país caracterizado por su mezcla racial. El mulâtre era quien tenía 64 ancestros europeos y otros tantos africanos, el sacatra tenía de ocho a 32 partes europeas, el sang-mêlé contaba con 125 de los 127 antepasados necesarios para llegar al nivel más alto de la pirámide social...

Caste (Casta), una colección de imágenes de la fotógrafa inglesa Leah Gordon (Ellesmere Port, 1959), investiga la antigua práctica de clasificar a los haitianos en un sistema de castas según la blancura de su piel, que aún sigue teniendo fuerza en la sociedad del país y en la vecina República Dominicana.

Dignidad del Renacimiento

La artista, que expone hasta el 14 de julio en la galería Riflemaker de Londres, ha realizado en su último proyecto una serie de retratos en blanco y negro con representantes de las nueve variantes, con su correspondiente cartel con la nomenclatura de Saint-Méry. Ella es la modelo para la foto que ilustra a los blancos y su pareja, el escultor haitiano Andre Eugene, posa como ejemplo del polo opuesto del espectro racial. Los siete protagonistas restantes son habitantes de la Grand Rue de Puerto Príncipe, que alberga al colectivo artístico Atis Rezistans.

En los dos extremos, ella ilustra al blanco y su pareja representa a los negrosLa caracterización de los personajes es renacentista y los trajes —al igual que las placas de madera— han sido elaborados por artistas locales. La foto en la que posa Eugene está inspirada en el cuadro de Giovanni Bellini El dux Leonardo Loredan (pintado entre 1501 y 1504). El autorretrato de Gordon imita a la obra Dama con Ardilla y estornino (1526-1528), de Hans Holbein el Joven. Entre los modelos hay también un guiño a Retrato de Giovanni Arnolfini y su esposa.

En la actitud de los retratados, la artista destaca la dignidad de las expresiones de cada uno, a pesar del cartel que los clasifica como especímenes. La serie de Gordon, que lleva dos décadas trabajando en Haití, es uno de los muchos proyectos de investigación que la fotógrafa ha realizado sobre la historia del país y su relación con el hombre blanco.