Los campos de trabajo para la restauración de huellas de dinosaurios ofrecen un centenar de plazas

Los campos de trabajo de restauración de huellas de dinosaurios ofrecen un centenar de plazas para jóvenes universitarios y pre-universitarios para este verano. Dirigidos por Félix Pérez Lorente, profesor de Geología de la Universidad de La Rioja, tendrán lugar en Igea, Enciso (del 16 al 31 de julio), Hornillos de Cameros (del 1 al 15 de agosto) y Aït Blal (Marruecos, del 24 al 31 de agosto).

Los campos de trabajo de restauración de huellas de dinosaurios ofrecen un centenar de plazas para jóvenes universitarios y pre-universitarios para este verano. Dirigidos por Félix Pérez Lorente, profesor de Geología de la Universidad de La Rioja, tendrán lugar en Igea, Enciso (del 16 al 31 de julio), Hornillos de Cameros (del 1 al 15 de agosto) y Aït Blal (Marruecos, del 24 al 31 de agosto).

Los campos de trabajo para la restauración de huellas de dinosaurios están organizados por el Instituto de la Juventud de La Rioja (IRJ), los ayuntamientos de Enciso y Hornillos e Igea, y por la Universidad de La Rioja dentro del programa general de Cursos de Verano de la Universidad de La Rioja 2012, que patrocina el Banco Santander, a través de la División Global Santander Universidades.

Los campos de trabajo son la actividad estival más veterana, pues tiene lugar desde hace 30 años. En ellos participan jóvenes universitarios y pre-universitarios; cuarenta de éstos van a trabajar en los yacimientos de Igea y Hornillos (La Rioja).

Durante la segunda quincena de julio está previsto que los alumnos universitarios trabajen en los yacimientos de Las Navillas (Cervera del Río Alhama), Era del Peladillo (Igea), así como en La Virgen del Campo y Valdecevillo (Enciso); mientras que en la primera quincena de agosto lo harán en La Pellejera (Hornillos) y la última semana de agosto y en Aït Blal (Marruecos), junto con la Universidad de Rabat y la Asociación para la Protección del Patrimonio Geológico Marroquí.

Los estudiantes saldrán hacia los yacimientos a las 8.00 horas, donde realizarán trabajos de habilitación hasta las 13.00 horas. Después de comer, volverán a los yacimientos a las 16.00 horas, descansarán a las 18.00 horas y de 20.00 a 21.00 horas recibirán clases teóricas. La procedencia de los universitarios es tan dispar que tanto el trabajo de campo como la formación teórica que reciben se hacen partiendo de cero.

Las rocas en las que permanecen las huellas fosilizadas se rompen al permanecer a la intemperie. En cualquiera de los huecos y de las grietas se instalan vegetales. Los campos de trabajo permiten su reparación de manera que se prolongue la conservación de los yacimientos, se puedan estudiar y examinar las huellas.

Los alumnos trabajan en varias fases. En primer lugar, limpiando los afloramientos de tierra y plantas. En segundo, rellenando las grietas con mortero, silicona y resina. La interacción entre estos productos y la roca se examina previamente por una especialista que recomienda los que son compatibles y no presentan reacción química nociva con la roca. Finalmente, se pegan los fragmentos sueltos.

En el trabajo de campo, además de la reparación de los yacimientos, se examinan y se explican las huellas que afloran. En las clases de última hora de la tarde los alumnos estudian los tipos de dinosaurio, sus huellas y aprenden a analizar un rastro real. A partir de diapositivas hechas sobre un rastro de un yacimiento, encuadradas en una malla, dibujan el rastro a escala, toman las medidas pertinentes y analizan el tipo de huellas y las características del rastro (velocidad, altura del dinosaurio, etc.).

En La Rioja se concentran los yacimientos de icnitas (huellas de dinosaurio) más importantes del mundo. En concreto, se calcula que en esos yacimientos hay más de 10.000 pisadas fósiles visibles de Iguanodón, probablemente de Baryonyx, Brachiosaurus, Titanosaurios y otros muchos dinosaurios. Las huellas más comunes, como en el resto del mundo, son las de dinosaurios carnívoros bípedos.

La Rioja es un lugar fértil para este tipo de afloramientos porque en ella durante Cretácico Inferior el clima era apropiado, posiblemente cálido, con humedales, animales y vegetación abundante. Las rocas y el clima seco de los Cameros permiten hoy que se vea bien el sustrato rocoso (con poca vegetación) en condiciones muy favorables para que haya buenos yacimientos.

Los campos de trabajo para la restauración de huellas de dinosaurios están dirigidos por Félix Pérez Lorente, profesor de Geología de la Universidad de La Rioja. Están organizados por el Instituto Riojano de la Juventud, la Consejería de Cultura de La Rioja y la Universidad de La Rioja.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento