El presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, podría anunciar su dimisión en el próximo pleno extraordinario del Poder Judicial, que será el jueves 21 de junio, una vez hayan concluido los actos del bicentenario de la creación del Tribunal Supremo.

Según el texto acordado por el pleno este sábado, Dívar anunciará su marcha: "Está bastante claro lo que quiero decir y la próxima semana anunciaré una postura rotunda y contundente". En la reunión de este sábado han tomado la palabra 14 de los 20 vocales —21 incluido el presidente— para exteriorizar la pérdida de confianza en Dívar, según ha informado en rueda de prensa la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo.

Dívar ha reconocido el daño causado a la institución y ha anunciado a los vocales que pedían su dimisión que el próximo jueves les comunicará su decisión. Aunque en ningún momento ha anunciado que dimitirá, las palabras pronunciadas por el presidente han sido interpretadas por los vocales que componen el pleno como que el jueves renunciará a su cargo en el pleno extraordinario que ya había sido convocado por Dívar para tratar la situación que atraviesa el CGPJ.

Así, "a la vista de esta manifestación" de Dívar, el pleno ha acordado por unanimidad trasladar a la reunión del jueves los dos puntos que estaba previsto debatir y votar este sábado: instarle a presentar la dimisión o promover su cese. Las fuentes del CGPJ creen que esas dos propuestas no llegarán a votarse y que Dívar se anticipará presentando su dimisión.

Cinco de los vocales han formulado un voto particular concurrente en el que sostienen que la dimisión de Dívar debía de haberse producido este sábado, sin esperar a la próxima semana. Se trata de los progresistas Margarita Robles, Félix Azón, Inmaculada Montalbán y Carles Cruz, autores de la propuesta en la que se instaba a la renuncia de Dívar que se ha debatido este sábado en el pleno, y de Margarita Uría, nombrada a propuesta del PNV.

Deterioro de la Justicia

El portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), Pablo Llarena, ha considerado que la dimisión del presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, deteriorará la imagen de la institución y la confianza de los ciudadanos en la Justicia.  

"Ni su dimisión ni su continuidad habría evitado el deterioro de la imagen del CGPJ", explicó Llarena, quien también advirtió de que la situación "insostenible" del órgano de gobierno de los jueces merma la visión de España en el exterior.

El portavoz de la APM abogó además por modificar las normas de gasto del CGPJ a la vista del "gasto abusivo" que supuestamente acometió Dívar. "Habrá que cambiar las normas", subrayó.