Las esposas de un centenar de pandilleros de la ciudad colombiana de Pereira anunciaron una "huelga de piernas cruzadas" con la que buscan reducir los índices de violencia al privar a sus maridos de relaciones sexuales.

Las compañeras de pandilleros y pistoleros se reunieron por iniciativa de la alcaldía de la ciudad, capital del departamento de Risaralda (oeste), y se declararon dispuestas a no mantener relaciones íntimas con sus esposos durante una semana, con el fin de obligarlos a no delinquir y frenar así los índices de criminalidad.

Esta es nuestra manera de decirles a nuestros esposos que no queremos quedar viudas y que nuestros hijos no merecen crecer sin un padre al lado

"Esta es nuestra manera de decirles a nuestros esposos que no queremos quedar viudas y que nuestros hijos no merecen crecer sin un padre al lado", declaró a Caracol Radio una de las manifestantes, Ruth Macías, de 18 años y madre de dos niños.

Agregó que "aunque no nos han querido escuchar, estamos seguras de que de esta manera sí entenderán", ya que, según estudios, algunos crímenes se relacionan directamente con el deseo de tener "estatus" ante las mujeres.

Entretanto, el secretario de Seguridad de la alcaldía, Julio César Gómez, señaló que en varias encuestas entre pandilleros se descubrió "que la actividad preferida por éstos es hacer el amor, y que están en la delincuencia no por necesidad económica, sino por un referente de poder y seducción sexual".

El funcionario explicó que una gran parte de las mujeres que apoyan la campaña tienen edades entre 15 y 18 años.

Gómez dijo que la huelga, cuya fecha no se ha fijado, es una idea "inocente" que "ha tenido una muy buena acogida".