El fuego forestal que el pasado domingo se inició en la isla canaria de El Hierro afecta a más de 1.200 hectáreas de pinar, zonas de cultivo y brezal, y personal de otras islas llega para colaborar en la extinción de las llamas.

El incendio ha avanzado durante las últimas horas hacia la zona oeste de la isla, que tiene una superficie de unos 278 kilómetros cuadrados, de modo que las llamas han llegado al barranco de La Jarra y afecta a espacios emblemáticos de la isla, indicaron las fuentes.

El comité de la campaña contra incendios ha organizado el descanso del personal durante la noche para enfrentarse a un incendio que, aunque está incontrolado, se intenta rematar en la zona sur de la isla, en el pueblo de El Pinar.

Parte del pueblo de El Pinar ha sido desalojado por precaución, así como la residencia de ancianos del pueblo, cuyos ocupantes han sido evacuados a apartamentos de La Restinga, señalaron las fuentes, las cuales destacaron que no se han producido daños personales y se ha incendiado un helicóptero enviado por el Cabildo de La Palma que se averió durante las tareas de extinción.

La zona de La Mareta continuará cortada al tráfico por precaución y se intenta que el fuego siga controlado en la zona de El Pinar, en lo que será el primer objetivo para esta noche.

El segundo objetivo es que las llamas no avancen por el oeste de la isla a la zona de Binto, por lo que se espera acorralar el fuego en Jable Rodrigo.

Los medios aéreos han dejado de trabajar con la caída de la noche pero reanudarán mañana las tareas, en las que participan tres helicópteros del Grupo de Intervención en Emergencias (GIE) del Gobierno de Canarias en las islas de Gran Canaria, La Palma y El Hierro.

También volverán a las tareas de extinción del fuego durante la mañana los helicópteros que han desplazados los cabildos de Tenerife y Gran Canaria y el Ministerio de Medio Ambiente.

Las fuentes recordaron que el Gobierno canario ha pedido al español que envíe dos aviones para luchar contra el fuego, y explicaron que desde tierra trabajan unas 300 personas que pertenecen a cuadrillas de varias islas, y agregaron que durante la noche llegará un barco con refuerzos que envían otros cabildos.