Edificio de la sede de Medio Ambiente
El edificio del Ayuntamiento de Madrid en el paseo de Recoletos que sale a la venta.

Se vende palacete en el señorial paseo de Recoletos, "en pleno centro de la ciudad", con "excelente luz natural" y "aparcamiento subterráneo para 29 plazas". Se busca comprador para una planta de oficinas "con tres fachadas a la calle", a apenas 300 metros de Sol y "con instalaciones de primer nivel". El vendedor de estos "excelentes inmuebles" es el Ayuntamiento de Madrid y las oficinas que anuncia son sedes municipales, locales administrativos y, en definitiva, propiedades públicas de todos los madrileños.

La alcaldesa Ana Botella ha iniciado los trámites para sacar a la venta siete inmuebles municipales en calles céntricas de la capital. Con ello quiere reducir los gastos de mantenimiento de estos edificios y obtener ingresos extra mediante su venta,  para sostener el equilibrio de las cuentas municipales. La operación estaba prevista en el Plan de Ajuste, como medida de "racionalización del patrimonio inmobiliario" y con el fin de desprenderse de "aquellos inmuebles que no se consideren necesarios". Sin embargo, el plan no detalla cuánto dinero quiere obtener.

La previsión municipal es poder venderlos mediante subasta pública en el tercer trimestre del año Esta misma semana, el Ayuntamiento ha publicado en su página web un listado con las siete propiedades que pretende "enajenar". Se trata de dos edificios completos, tres locales de oficinas y dos locales comerciales situados en los distritos de Salamanca y Centro. La suma de todos los inmuebles ocupa una superficie construida total de 11.242 metros cuadrados.

El área de Hacienda rechaza hacer pública la tasación de estas propiedades para no desvelar sus cartas: "El Ayuntamiento tiene informes internos sobre su precio, pero ahora no vamos a hacerlos públicos. Estamos a la espera de la tasación por parte de una empresa independiente". En cualquier caso, las propiedades están ubicadas en las zonas más caras de la capital.

De entre todos ellos, sobresale el edificio situado en el n.º 12 del paseo de Recoletos. Es un palacete de siete plantas sobre rasante y tres subterráneas, con una superficie edificada de 7.337 m2, que albergaba la sede de la Concejalía de Medio Ambiente. Sus funcionarios se mudarán progresivamente al Palacio de Cibeles. También se vende el edificio de la calle Divino Pastor, n.º 9 (barrio Universidad). En sus 2.001 metros cuadrados se ubicaban las oficinas de la Dirección del Parque Tecnológico de Valdemingómez, que también se trasladan a Cibeles.

Locales y sótanos

Además, se quieren desprender de una planta baja y un sótano en la calle Ballesta n.º 9 (barrio Universidad),  que se destinaban a instalaciones de la Policía Municipal; una planta completa en la plaza de Jacinto Benavente n.º 2 (barrio Sol), donde había oficinas de Protección Civil; y un local en un semisótano de la calle Sacramento n.º 7 y 9 (barrio Palacio, junto a la plaza de la Villa), donde trabajaban los funcionarios del Tribunal Económico-Administrativo Municipal. La lista se completa con dos pequeños locales sin uso en la calle Amparo n.º 71 (zona de Lavapiés) y en Ribera de Curtidores n.º 8 (barrio de Embajadores, en pleno Rastro).

"Todavía hay que hacer la transformación de bienes demaniales [destinados a servicios públicos] a bienes patrimoniales, un paso necesario para poder enajenarlos", apunta un portavoz de Hacienda. La previsión municipal es poder "venderlos mediante subasta pública en el tercer trimestre del año".

Consulta aquí más noticias de Madrid.