Artur Mas
El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas. EFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha advertido este miércoles al Estado español de que si no "ayuda" a uno de sus "principales motores" económicos, Cataluña, pagándole las deudas y concediéndole el pacto fiscal, no conseguirá superar su crítica situación. En la sesión de control al presidente catalán en el pleno en el Parlament, la presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha instado a Mas a supeditar su agenda política a la prioridad que tienen España y Europa: la recuperación económica.

El Estado español debe empezar a pensar cómo ayuda a Cataluña, ha amenazado Artur MasSánchez-Camacho le ha pedido aparcar su discurso soberanista, porque "cada vez que habla de independencia, perjudica las inversiones catalanas". Mas le ha dado la vuelta a la reflexión de Sánchez-Camacho y ha subrayado: "Ahora ya es al revés: España, tal como está, no sale de esta si no ayuda a Cataluña. El Estado español debe empezar a pensar cómo ayuda a Cataluña. Porque motores económicos en el conjunto del Estado no hay demasiados y, hoy por hoy, Cataluña es el principal".

"Por lo tanto, que ayuden, que paguen las deudas, que hagan las inversiones y las infraestructuras que deben hacer, que se pongan bien con el pacto fiscal y nosotros tiraremos del carro conjunto", ha sentenciado. Sánchez-Camacho ha destacado que el acuerdo del Eurogrupo para recapitalizar la banca española "es la solución menos traumática" para España, ha alertado, además, de que esta semana se juega "el futuro del euro" y ha acusado al tripartito y al PSOE de haber llevado a Cataluña y al resto del Estado al "desastre" económico.

"Diálogo y colaboración"

Mas, que ha evitado polemizar sobre quién tiene la culpa de la crisis en la que está sumido el país, ha pedido al Gobierno del PP que no presuma de este rescate a la banca, porque "haber llegado al punto de tener que pedir esta ayuda es un gran desastre". Lo ocurrido este fin de semana, según Mas, pone de manifiesto que "el Estado español, por mucho orgullo que demuestre", no puede salir solo de esta crisis, sino que debe pedir ayuda a sus socios europeos.

"España no tenía capacidad por sí misma de generar estos recursos. Finalmente ha llamado a la puerta, aunque hace tiempo que podría haberse hecho. Al otro lado han abierto la puerta y han dicho que prestarán 100.000 millones de euros, un 10 % del PIB de España y la mitad de toda la riqueza que crea Cataluña en un solo año", ha explicado.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha apelado al "diálogo y la colaboración" con Cataluña "para tratar de lograr la mayor eficacia y ahorro en la prestación de los servicios" y resolver "los problemas" entre las administraciones central y autonómica.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.