José Manuel Durao Barroso
El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pronuncia un discurso ante el pleno de la Eurocámara. EFE/CHRISTOPHE KARABA

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, recalcó este miércoles que quiere que Grecia siga siendo parte de la zona del euro, siempre y cuando cumpla los compromisos que ha contraído con sus socios europeos.

"Grecia debe quedarse en la zona del euro, asumiendo que respeta sus compromisos", señaló Durao Barroso en un debate en el Pleno del Parlamento Europeo, que se celebra hoy en Estrasburgo (Francia) sobre el Consejo Europeo de los próximos 28 y 29 de junio.

A medio plazo, necesitamos seguir implementando lo que ha sido acordadoEl líder del Ejecutivo comunitario hizo estas declaraciones después de que este martes volviese a hablarse de un supuesto plan de contingencia que prepara Bruselas para el hipotético caso de que Grecia acabe abandonando el euro tras las elecciones de este domingo.

Durao Barroso se refirió al caso particular de Grecia y a la necesidad de completar el plan de asistencia y reformas en el país como uno de los elementos que la UE necesita a "medio plazo" para salir de la crisis.

"A medio plazo, necesitamos seguir implementando lo que ha sido acordado", sostuvo, y dijo que estas medidas van desde el programa de Grecia hasta propuestas para hacer frente a cuestiones más sistémicas como los cortafuegos financieros, las iniciativas sobre crecimiento, la reforma del sector financiero o la construcción de una verdadera unión económica para el futuro.

"Hemos hecho muchos progresos en estas áreas, pero creo que debemos hacer aún más", agregó, y dijo que pedirá al PE que a largo plazo avance hacia una verdadera unión económica y monetaria.

"Necesitamos más que nunca una fuerte ambición para Europa, ambición para las reformas estructurales que necesitamos ahora y ambición para una unión monetaria y económica más profunda a largo y medio plazo", insistió.

El peor de los escenarios

El portavoz de la CE Olivier Bailly tuvo que salir al paso este martes de las informaciones aparecidas en la prensa que apuntaban a discusiones sobre posibles planes de contingencia, que implicarían, en el peor de los escenarios, limitar retiradas de efectivo de los cajeros automáticos, establecer controles fronterizos e introducir controles al capital, al menos en Grecia.

Estamos trabajando en un plan para intentar mantener a Grecia en la eurozonaBailly reconoció que existen discusiones sobre "escenarios" en el seno de la UE para una posible salida de Grecia del euro, pero precisó que se refieren más bien a aclaraciones jurídicas sobre lo que prevén a este respecto los tratados comunitarios.

"Estamos trabajando en un plan y solamente en uno para intentar mantener a Grecia en la eurozona", recalcó Bailly.

Pero "no tenemos ningún plan sobre una salida del euro de Grecia. Si hay algunas personas en Estados miembros o en otros lugares examinando posibles repercusiones de tal escenario o cualquier escenario político, ése es su asunto", añadió.

El rescate español que demuestra que Europa reacciona

Barroso también aseguró que la ayuda al sector bancario español prueba que la Unión Europea (UE) hace frente a sus problemas y es capaz de reaccionar rápido.

Se equivocan las críticas que dicen que no hacemos frente a nuestros problemas"Ha demostrado de nuevo que se equivocan las críticas que dicen que no hacemos frente a nuestros problemas", afirmó Durao Barroso.

"Al contrario, muestra habilidad para reaccionar rápido, muestra nuestra determinación", añadió.El presidente de la CE sostuvo que "debemos reconocer que tenemos un problema sistémico" y dijo no estar seguro de que "la urgencia de esto se entiende en todas las capitales".

Barroso critica la modificación de Schengen

En otro orden de cosas, el presidente de la Comisión Europea lamentó que los países comunitarios hayan llegado a un acuerdo político para reintroducir controles fronterizos ante eventuales olas migratorias en el área Schengen.

Envía la señal equivocada, en el momento inapropiado"Lamento profundamente la orientación tomada en el Consejo —donde están representados los Veintisiete— sobre nuestra propuesta de Schengen y la implicación del Parlamento Europeo en la legislación", indicó Barroso.

En opinión del líder del Ejecutivo comunitario, esta decisión del Consejo: "Envía la señal equivocada, en el momento inapropiado, en un área clave de la construcción europea como es la libertad de movimiento".

Esta afirmación, que le valió una ovación de los eurodiputados, se produjo cuando Barroso se refería a la unión fiscal que necesita la UE como parte de las medidas para salir de la crisis y destacaba la importancia de que los ciudadanos estén implicados en el debate.