El director del CITA dice que no despedirá a ningún trabajador que forme parte del personal fijo

El director del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (CITA), José Vicente Lacasa Azlor, ha explicado ante los miembros de la Comisión de Industria e Innovación, a propuesta del G. P. de Izquierda Unida, la política de recursos humanos y, en especial, los despidos habidos en el personal de ese Centro. No habrá despidos de trabajadores que formen parte del personal fijo. El responsable del CITA ha dado cuenta de "la rescisión del contrato de una trabajadora indefinida y la finalización de cuatro contratos de obra y servicio".
José Vicente Lacasa, Director Del CITA
José Vicente Lacasa, Director Del CITA
EUROPA PRESS

El director del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (CITA), José Vicente Lacasa Azlor, ha explicado ante los miembros de la Comisión de Industria e Innovación, a propuesta del G. P. de Izquierda Unida, la política de recursos humanos y, en especial, los despidos habidos en el personal de ese Centro. No habrá despidos de trabajadores que formen parte del personal fijo. El responsable del CITA ha dado cuenta de "la rescisión del contrato de una trabajadora indefinida y la finalización de cuatro contratos de obra y servicio".

El CITA, según Lacasa, cuenta con "141 trabajadores, de los que 71 son laborales fijos y 70 de carrera funcionarial. Asimismo, hay catorce indefinidos no fijos, cuatro de los cuales se financian con cargo a recursos propios y diez con cargo a proyectos a las encomiendas de gestión y empresas de contratos de servicios, si bien pueden aumentar hasta dieciocho. De éstos, seis están ligados a proyecto de distintos ministerios, once con contratos de empresas y encomiendas de gestión, y una trabajadora a proyecto europeo. Cuando se terminen los proyectos, se acaba su relación contractual y habría que buscar nuevas fuentes de financiación para su continuidad, porque si no es así, al final la única posibilidad es cargar las nóminas a las cuentas del centro, pero las circunstancias actuales no lo hacen posible".

Además, Lacasa ha recordado que "la modalidad de obra y servicio ha sido tradicional y habitual en el CITA, y suelen financiarse mediante ayudas públicas destinadas a proyectos. Normalmente, el personal para nuevos proyectos suelen ser trabajadores a los que se les había acabado otros proyectos. Ese encadenamiento llevó a que muchos presentaran demandas judiciales para hacerles fijos, pero todas fueron desestimadas".

En cuanto a los cinco despidos concretos mencionados, Lacasa ha apuntado que "la trabajadora indefinida siempre había estado ligada a proyectos de tecnología en unidad vegetal", pero no se hicieron nuevos proyectos en esta área, lo que desencadenó "la extinción del contrato por causas objetivas".

Mientras que, sobre los cuatro contratos que eran por obra y servicio, "se observó en este 2012 que había cuatro contratos relacionados con la puesta en marcha de la Fundación del Parque Tecnológico del Aula Dei: dos administrativos y dos informáticos. Se justificaba su existencia para la puesta en marcha de dicha fundación y deberían haberse rescindido una vez que esta ya estaba funcionando autónomamente, y en 2010 ya era así. En el CITA no había recursos para mantenerlos y se procedió a rescindir esos contratos. No obstante, uno de ellos se ha vuelto a contratar por encontrar financiación de una nueva fuente de financiación, y se considera que son personas que conocen el centro y su funcionamiento, y se está abierto a su contratación cuando haya dotación y proyectos relacionados con sus funciones y valía".

En el turno de intervención de los grupos parlamentarios, Luis Ángel Romero (IU), como portavoz del Grupo solicitante de la comparecencia, ha ratificado su "apoyo a la labor del CITA, porque somos conscientes de la importancia que tiene para la economía de Aragón y el peso del sector agroalimentario", si bien ha recordado "el rechazo que existe entre el personal del centro a la política de recursos humanos que se está llevando a cabo". Romero ha animado a los actuales gestores "a la consolidación de los puestos de trabajo" y que "se reconsidere la política de recursos humanos, por la valía y necesidad de un personal especializado como el del CITA"

Ignacio Herrero (PP) ha recordado "la imposibilidad de aumentar los recursos económicos destinados al centro" y ha destacado en la gestión del trabajo del director gerente. Asimismo, el diputado popular ha indicado que "los contratos de obra y servicio son habituales en muchos institutos y centros de investigación públicos, por ligarse a proyectos, y existe en ellos una condición temporal que asumen los trabajadores cuando firman sus contratos". No obstante, Herrero ha apostado por "un mayor apoyo a I+D+i en los presupuestos de 2013 que podría mantener al personal actual del CITA, lo que sería un éxito".

Javier Velasco (PSOE) ha pedido que "lo que tenga suceder, que se nos diga en este Parlamento, cuando ha habido despidos dos meses después de una comparecencia en la que se decía que no iba a tocarse el personal", por lo que el diputado socialista ha pedido conocer "cuántos despidos se esperan acometer de aquí a final de año". Para Velasco, "no se puede decir que se va a apostar por la I+D+i cuando luego se está despidiendo a personal muy especializado", pero "lo que más nos preocupa es que un personal laboral indefinido haya sido despedido, porque eso rompe el esquema de la Administración y sobrepasa unos límites".

Desde el PAR, Joaquín Peribáñez ha remarcado "el apoyo al CITA y a sus trabajadores, uno de los activos de este centro de investigación que es referencia". No obstante, Peribáñez ha recordado que "el personal tiene diferentes situaciones contractuales, entre ellos el de obra y servicio, que es habitual en muchos centros públicos. Hay determinadas situaciones que llevan a una serie de actuaciones, que a veces son dolorosas, pero son las más adecuadas a las circunstancias. Si bien es cierto que es personal formado, y la duda es la posibilidad de una colocación alternativa", por lo que ha mostrado su apoyo a poder "volverles a contratar cuando exista financiación para proyectos adecuados a sus valías".

Por último, Joaquín Palacín (CHA) ha reseñado la importancia del sector agroalimentario para Aragón, "porque pone en valor nuestros recursos endógenos", y ha destacado "la importancia vital de la investigación en el sector, papel que se desarrolla desde el CITA". Por eso, ha considerado que "los despidos son un daño colateral de la bajada importante del presupuesto en el apartado de personal" y ha pedido que "se vuelva a contratar a esas personas en caso de que se encuentren recursos, porque es un capital humano importante que cuesta mucho formar". "No nos gustaría que el despido de personal suponga un acto habitual y una pérdida de capital humano en un sector estratégico para nuestro país", ha concluido Palacín.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento