Centro de Salud de Adelfas
Algunos pacientes en un centro de salud. Jorge París

La Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), sindicato profesional mayoritario en la región con 3.200 afiliados, rechaza los recortes emprendido por el Gobierno de Esperanza Aguirre y anuncia una huelga contra los recortes en los sueldos de los trabajadores públicos.

Los paros se realizarán de 8.00 a 11.00 horas y de 15.00 a 18.00 horasLos paros tendrán carácter parcial y se celebrarán durante tres días consecutivos (26, 27 y 28 de junio) durante tres horas en turno de mañana (de 8.00 a 11.00 horas) y tres horas en el de tarde (de 15.00 a 18.00 horas), seis diarias en total. De esta forma, y en lugar de recurrir al paro total, los médicos esperan hacer notar su protesta y presionar a la Administración sin que los profesionales vean descontadas demasiadas horas —y con ello, salario— de sus nóminas.

La movilización se debe, según los sanitarios, al "atropello" que suponen la ampliación de la jornada semanal de 35 a 37,5 horas, la reducción de un 3,3% del salario para los funcionarios, que será del 10% —e incluirá una rebaja proporcional de la jornada laboral— en el caso de los profesionales interinos.

Amyts ha calculado que las sucesivas rebajas de sueldos (el Estado ya recortó el sueldo a los funcionarios en 2011) y la ampliación de jornada han provocado la pérdida de entre un 25 y un 30% de su poder adquisitivo, dejando sus salarios en 59.800 euros anuales (con 3 guardias al mes de lunes a viernes y una de sábado o domingo,  825 horas extras al año) en el caso de los especialistas hospitalarios. Un médico de familia, pediatra o facultativo del SUMMA ganaría un sueldo de 42.000 euros.

Revocación de acuerdos

Julián Ezquerra, secretario general de Amyts Madrid, comparó este recorte con las bajas de sueldo —sin contar el complemento de homologación con los secretarios de Estado— del 24% de la presidenta regional (que cobra 108.720 euros al año), 20% los consejeros (87.440,40 euros), 18% los viceconsejeros (84.589,08 euros) y un 17% los directores generales (82.491,84 euros), según recogió la agencia EFE.

Los médicos de más de 55 años ya no están exentos de hacer guardias"Además, disponen de dietas, coche oficial, conductor, secretarios particulares, asesores, personal de gabinete, etc. Los requisitos para ocupar estos cargos son inexistentes. Es suficiente la afinidad política. Para ser médico hace falta estudiar 6 años de carrera, superar el examen MIR, pasar 4-5 años de residente con sueldo mileurista y agotadoras jornadas de trabajo, terminar con suerte trabajando con contratos eventuales hasta que a los 35-40 años consigues, si es que hay oposiciones, una plaza fija", denunció el representante sindical.

Sin embargo, las anteriores no son las únicas agresiones que denuncian los profesionales, ya que el plan de ajustes emprendido por Aguirre también ha acabado con dos acuerdos rubricados entre la Administración y los médicos.

El primero es la supresión de la exención de guardias a los médicos mayores de 55 años, acordada en 1997 y que establecía, para compensar la pérdida económica, unos módulos de actividad compensatoria centrados en trabajar por las tardes en las consultas. Esos módulos se suprimen ahora, obligando a los médicos más veteranos a recurrir de nuevo a las guardias en turnos diurnos de fines de semana para mantener su remuneración.

Además, en los acuerdos de 2007 se establecía que en Atención Primaria por ausencia de un facultativo, y dado que los demás se hacían cargo de la consulta íntegra del mismo, se abonara una cantidad en compensación del esfuerzo y mayor dedicación que esta situación representa para los médicos. "Ahora también lo revocan", alerta Amyts.

Recortar a los políticos

El sindicato ha propuesto medidas alternativas al recorte de sueldos, entre ellas, un mayor ajuste salarial a la clase política con la eliminación de planes de pensiones y el mismo tratamiento fiscal que el resto de ciudadanos. Además, abogan por suprimir cargos de confianza, gabinetes, coches oficiales, pago de dietas y viajes de representación y reducir las dimensiones de la Consejería de Sanidad.

En el apartado estrictamente sanitario, la asociación exige que a la Comunidad que haga públicos los contratos firmados con las empresas propietarias los nuevos hospitales de gestión privada construidos desde la llegada de Esperanza Aguirre al Ejecutivo. La Comunidad mantiene a día de hoy en secreto tanto las condiciones como la rentabilidad que las empresas obtienen. También reclaman información sobre el proceso por el cual el servicio regional de urgencias médicas Samur asumirá la gestión del Summa, que opera en Madrid capital.

Consulta aquí más noticias de Madrid.