Euros
Un montón de monedas de euro. GTRES

El Eurogrupo acordó el pasado sábado una cifra de hasta 100.000 millones de euros para sanear la banca española tras haberlo pedido el ministro De Guindos. Esa cantidad se inyectará a través del FROB, que será quien lo administre y distribuya a las entidades que necesiten sanear sus activos.

El Gobierno justifica el rescate de la banca para evitar la quiebra del país y conseguir que fluya el crédito a las familias y empresas, pero esto contrasta con lo que opinaba hace poco el Consejo Económico y Social (CES), que en un informe denunciaba el círculo vicioso de los recortes en estas materias: "Ser más pobres y tener menos expectativas provoca una desafección que afecta al consumo y dificulta la recuperación", dijo el presidente del CES, Marcos Peña.

Sin embargo, en un momento crítico para la ciudadanía española, con recortes en la sanidad y la educación, subida de impuestos y el desempleo desbocado —4,71 millones de parados según el Ministerio de Empleo y 5,6 millones según la EPA— el rescate de las entidades financieras no deja indiferente. ¿A qué equivale esa cantidad de 100.000 millones de euros que ahora inyecta Bruselas? ¿Qué habría cubierto e impedido de haberse inyectado en las arcas del Estado, y no en los bancos?

¿A qué equivalen 100.000 millones?

Diez puntos del PIB. El Ejecutivo popular, en los últimos meses, ha mantenido un tira y afloja con Bruselas por el objetivo de déficit que se exigió a España para 2012. El 6% fijado para 2011 se incumplió y la cifra se elevó al 8,5%. Tras conocer la desviación, la UE aceptó elevar el listón de 2012 al 5,3%, desde el 5,8% que anunció España de forma unilateral. Cada décima importa porque supone 1.000 millones en recortes (o subidas impositivas) en el presupuesto. Por lo tanto, si estos 100.000 millones de rescate se incorporaran a los PGE, España cumpliría su presupuesto para 2012 sin necesidad de recortes (32.000 millones suponen un 3,2% del PIB español) y aún quedarían 68.000 millones para ayudar a la banca. Eso sí, Bruselas se negaría a inyectar dinero sin fiscalizar o intervenir las cuentas.

Diez veces el ajuste en Sanidad y Educación. Los 100.000 millones de euros multiplican por diez lo que el Estado recortó en sanidad y educación —de los 10.000 millones ajustados, 7.000 fueron en Sanidad y 3.000 en Educación—. El dinero procedente del rescate bancario, en otras palabras, podría haber evitado los recortes en Sanidad y Educación y aún quedarían 90.000 millones para reflotar el sector bancario... o para otras cosas.

Cuatro veces el ajuste presupuestario. Los Presupuestos Generales del Estado calculados para 2012 supusieron un recorte de 27.300 millones de euros, esto es, un 27,3% de los 100.000 millones que como mucho prestará Bruselas para sanear el sistema financiero español... o para otras cosas.

La subida del IRPF recauda 20 veces menos. Si 5.000 de los 100.000 millones se inyectaran directamente en el Presupuesto General del Estado, el Gobierno habría podido evitar que cada ciudadano sufriera un descuento medio de 222,5 euros anuales en su declaración del IRPF. La subida "temporal" del impuesto sobre la renta anunciado a finales de 2011 tenía como objetivo recaudar 5.357 millones de euros adicionales. Es decir, veinte veces menos que la partida que ahora inyecta la Unión Europea al FROB.

Tanto dinero entra como sale. La evasión de capitales (inversiones en cartera, préstamos y depósitos) en España durante el primer trimestre de 2012 alcanzó los 97.090,9 millones de euros —frente al saldo positivo de 20.887,1 millones en el mismo período del año anterior—. Esto significa que España inyectará tanto dinero en su sistema financiero... como el que había desaparecido de él en apenas tres meses.

Adiós al desempleo. Con 100.000 millones de euros el Estado también podría crear cinco millones de puestos de trabajo, a razón de 1.600 euros al mes durante un año. El pleno empleo sería posible en España.

Fin de la pobreza en España. Según la Encuesta de Condiciones de Vida de 2011 elaborada por el INE, el 21,8% de la población española está por debajo del umbral de riesgo de pobreza, un límite marcado por ingresos mensuales inferiores a 500 euros. Los residentes en España alcanzaron ese año los 47.190.493 habitantes, lo que significa que la pobreza afecta a 10.287.572 personas. Si a cada una de estas personas Bruselas les 'inyectara' directamente 500 euros al mes durante un año, saldrían de la pobreza por poco más de 61.000 millones de euros. Y la línea de crédito otorgada a España aún reservaría 39.000 millones para salvar a la banca... o para otras cosas.