Ray Bradbury
El novelista estadounidense Ray Bradbury. Archivo

El escritor estadounidense Ray Bradbury, autor de Fahrenheit 451, Crónicas marcianas y otros clásicos de ficción y misterio, falleció en la noche del martes en Los Ángeles a la edad de 91 años, según informó su nieto Danny Karpetian y su biógrafo, Sam Weller, a la web especializada en ciencia ficción io9.com.

"Si tuviera que hacer alguna declaración, sería lo mucho que le quiero y le echo de menos, y espero con interés escuchar los recuerdos que tienen de él los demás", ha dicho Karpetian, animando a los seguidores de su abuelo a compartir sus pensamientos sobre el escritor y su literatura en la misma web.

Para ello escribí, escribí... (...) para no estar muerto "Él influyó a tantos artistas, escritores, profesores, científicos (...) Su legado vive a través de libros, películas, televisión y teatro, pero sobre todo en las mentes y corazones de sus lectores, porque leerle era conocerlo", prosigue el emotivo homenaje de su nieto, que confiesa que su libro favorito de Bradbury era El hombre ilustrado.

Precisamente Karpetian escoge un fragmento sobre la muerte perteneciente a esa obra para su texto: "Mis melodías y números están aquí. Han llenado mis años, los años en los que me negaba a morir. Y para ello escribí, escribí, escribí al mediodía o a las tres de la madrugada. Para no estar muerto"

Reconocido como uno de los grandes autores de ciencia ficción, a él le gustaba identificar su género con la fantasía ya que muchos de sus relatos estaban basados en la vida cotidiana. Sus obras recogen además humor, misterio y humor.

Escritor impenitente (se calcula que es autor de 500 trabajos entre libros, obras de teatro, poemas, guiones de cine y televisión), Bradbury permaneció activo hasta el final de sus días. 

Se consideraba un escritor "híbrido", devoto tanto del cine como del teatro como de la narrativa, y un "narrador de cuentos con propósitos morales", según solía decir.

Bradbury, nacido en 1920 en Illinois, saltó a la fama en 1950 con su obra Crónicas marcianas, un libro de relatos, algunos tan escalofriantes y bellos como Los largos años, en el que se habla de humanos condenados a la mortalidad y humanoides eternos y complacientes con sus dueños.

Otras de sus obras cumbres figuran además las novelas Fahrenheit 451, La feria de las tinieblas y El vino del estío.

En el cine, es espacialmente conocida su labor de adaptación de la versión cinematográfica de Moby Dick en 1956.