Los presos comenzarán a llegar a la nueva cárcel de Pamplona, inaugurada este martes, en torno al día 15

La presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, ha asistido al acto, y no lo ha hecho el vicepresidente Roberto Jiménez
Acto De Inauguración De La Nueva Cárcel De Pamplona.
Acto De Inauguración De La Nueva Cárcel De Pamplona.
EUROPA PRESS

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha presidido este martes la inauguración de la nueva cárcel de Pamplona, en la loma de Santa Lucía, que sustituirá al actual centro penitenciario situado en el barrio pamplonés de San Juan. Los presos comenzarán a llegar en torno al día 15 de junio.

Al acto de inauguración ha asistido la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, y no lo ha hecho el vicepresidente consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, el socialista Roberto Jiménez, en plena crisis del Gobierno foral.

Han acudido también el presidente del Parlamento navarro, Alberto Catalán, los portavoces de UPN, Carlos García Adanero; de NaBai, Patxi Zabaleta, y de Bildu, Bakartxo Ruiz. Por el PSN, ha acudido el concejal socialista Jorge Mori. Igualmente, ha asistido la delegada del Gobierno, Carmen Alba, o el presidente del TSJN, Juan Manuel Fernández, entre otros.

El ministro ha explicado que tanto el centro penitenciario como el centro de reinserción social se pondrán en marcha de forma "gradual" porque "una infraestructura de estas características exige un rodaje" y "hasta que no tengamos las plazas de funcionarios necesarias para cubrir las necesidades de este centro, lo que no se podrá hacer en los próximos meses".

Fernández Díaz ha indicado que el centro de Pamplona acogerá presos procedentes de otras prisiones. "La Administración penitenciaria determina en qué centro ingresa un preso y es evidente que primero atenderá a la población reclusa navarra pero en todo caso forma parte de la normalidad que vengan internos procedentes de otros lugares", ha señalado.

Durante su intervención en el acto de inauguración, el ministro ha confirmado que no se va a poner en marcha la piscina del centro penitenciario, que supone un mantenimiento anual de 50.000 euros, ni se instalarán las televisiones de plasma en las celdas. Fernández Díaz ha señalado que "dentro de la política de ajustes presupuestarios no podemos permitirnos el lujo del mantenimiento de una piscina privada, ni 721 televisiones de plasma".

Así, ha dicho que los reclusos podrán tener televisión si la adquieren con sus propios medios. "Lo que no va a hacer la Administración penitenciaria es gastarse 100.000 euros. Los tiempos no están para eso. Y no atenta a la dignidad de los presos", ha indicado.

En la nueva cárcel

El nuevo centro penitenciario cuenta con dos instalaciones: la propia cárcel y el centro de inserción social. El primero cuenta con una capacidad de 504 celdas residenciales mientras que el segundo tiene 51 habitaciones dobles y dos de observación.

Además, las celdas se han ampliado desde los habituales 10 metros cuadrados hasta los 13. También se han implantado nuevos talleres formativos destinados al desarrollo de programas de formación y ocupacionales y se incorporan pasillos cubiertos con marquesinas en la práctica totalidad de la urbanización interior para permitir que las circulaciones de las personas se realicen a cubierto.

Entre las edificaciones del centro se encuentran el módulo de comunicaciones, con 26 locutorios para abogados, jueces y para conversaciones privadas, así como 12 salas para visitas de familiares y 12 habitaciones de visitas íntimas.

La cárcel también cuenta con un módulo deportivo cultural compuesto por un gimnasio, polideportivo cubierto, vestuarios, frontón, biblioteca, sala de audiovisuales, aulas, despachos y un auditorio.

"colaboración firme"

En el acto de inauguración, la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, ha manifestado que "hoy se hace realidad el nuevo centro penitenciario gracias al esfuerzo decidido del Gobierno de España por construir una instalación adecuada a cuanto la sociedad demanda y precisa", ha dicho.

Ha ofrecido al Ejecutivo central la colaboración "firme y leal" del Gobierno de Navarra "para conseguir los auténticos fines de un centro penitenciario, que son la atención adecuada a las personas que en ellos residen para conseguir su reeducación y su reinserción, personal y laboral en la sociedad".

Por su parte, el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha destacado que Navarra y Pamplona cuentan ahora con una prisión "propia" del siglo XXI, que abre una "nueva etapa". "Pamplona y los pamploneses, además de tener en su término municipal una infraestructura como ésta, van a tener un espacio excelente en el barrio de San Juan, en el lugar que ocupa la vieja cárcel", ha dicho.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento