dentro rainiero - 7
Rainiero de Mónaco y su hijo Alberto
Rainiero III falleció a las 06.35 horas del miércoles, víctima de los problemas broncopulmonar, cardíaco y renal que habían motivado su hospitalización, informó su gabinete. El ministro de Estado de Mónaco, Patrick Leclerq, anunció oficialmente a los monegascos a través de la televisón la noticia del fallecimiento del soberano:

"Su Alteza Serenísima el Príncipe Rainiero III ya no está. Ha sido arrancado al afecto de los suyos y del de su pueblo este miércoles a las 6.35 horas (04.35 GMT)".


Fuentes de Palacio comunicaron que los funerales tendrán lugar el día 15 de abril en la catedral de Mónaco, siguiendo la tradicion monegasca de que no se celebren antes de 7 días. La ceremonia será retransmitida a través de dos pantallas gigantes.

El Príncipe será enterrado en la cripta de la catedral de Mónaco, junto a los de su esposa Grace, fallecida en 1982 en un accidente de tráfico.

A partir del lunes, y durante tres días, los monegascos podrán visitar la capilla ardiente del soberano instalada en el Palacio.

De príncipe de opereta a gran empresario
El soberano de uno de los estados más pequeños del mundo (200 hectáreas) no sólo protagonizó miles de páginas de la prensa rosa, también supo convertir un pequeño principado de opereta en un paraíso fiscal en el que propietarios de grandes fortunas hacían cola para fijar su residencia y eludir impuestos.

Rainiero III era el decano de los soberanos de Europa, con más de 55 años en el cargo durante los cuales impulsó el lugar de su micro Estado mediterráneo en el mundo, con su ingreso en Naciones Unidas, en 1993, y en el Consejo de Europa, el pasado octubre, y lo convirtió en una plaza financiera internacional.

Sucesión 
El pasado día 31, el príncipe heredero, Alberto, su único hijo varón, asumió la regencia, ante el "impedimento" del soberano para ejercer sus funciones a causa de su estado. Mónaco ha anunciado que será él quien suceda en su cargo a Rainiero III. Su entronización tendrá lugar en siete meses, el día 15 de diciembre.

El Principado del glamour
Rainiero, que llegó al trono en 1949, sucediendo a su abuelo Luis II, protagonizó una de las bodas del siglo XX al casarse en 1956 con la actriz Grace Kelly, con la que tuvo tres hijos: Alberto, Carolina y Estefanía.

Un accidente de coche segó la vida de Gracia de Mónaco en 1982, dejando a Rainiero desconsolado y abriendo un turbulento período de escándalos vinculados a la familia Grimaldi, cuya dinastía se remonta a siete siglos.

Una página clave de la historia de Mónaco
El Principado de Mónaco entra hoy en  una nueva era con la desaparición de sus soberano desde hace 56 años, Rainiero III, al que dirigentes de todo el mundo han ensalzado en sus tributos póstumos como artífice de la modernización y proyección internacional del mini Estado mediterráneo. 

Su único hijo varón, Alberto, de 47 años, herede un Mónaco que nada tiene que ver con el que Rainiero  recibió en 1949  a la muerte de su abuelo, Luis II.

Noticias relacionadas: