Antonio Rouco Varela
El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela. Víctor López / EFE

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), el cardenal Antonio María Rouco Varela, ha dicho este lunes que la actual crisis no es solo económica y financiera, sino también "moral y de valores", y ha asegurado que "no saldremos de esta crisis si no nos convertimos y volvemos nuestra vida a Dios".

Rouco ha hecho esta reflexión en una carta pastoral con motivo de la celebración, el próximo domingo, del Corpus Christi, cuando se celebra el Día de la Caridad bajo el lema "Venid hambrientos y sedientos".

Dios nos inspira para apartarnos de la codicia, la acumulación de bienes y el enriquecimiento rápido Para Rouco, "la raíz fundamental de todos nuestros males" es que la actual crisis "no es solo económica y financiera; también estamos padeciendo una profunda crisis moral y de valores", y así, "se idolatra el confort, el bienestar, el dinero, el placer y se rechaza al Dios verdadero".

El cardenal plantea que "no saldremos de esta situación si no nos convertimos y volvemos nuestra vida a Dios, origen de todo bien" y el que nos inspira "para construir una sociedad más justa y fraterna, austera y solidaria, apartándonos de la codicia, la acumulación de bienes y el enriquecimiento rápido".

Además, argumenta que, sin "generosidad sincera, servicio desinteresado, solidaridad fraterna y austeridad, será imposible introducir los cambios necesarios en el estilo de vida y en las costumbres sociales y políticas que han conducido a la crisis y que seguirán amenazantes siempre".

En la carta pastoral, Rouco también elogia la labor de Cáritas y de los miles de voluntarios que colaboran con esta organización asistencial de la Iglesia católica y a los donantes y suscriptores que permiten financiar sus programas de ayuda y asistencia para cientos de miles de personas.

El cardenal confía en que la generosidad que demuestran todos los que colaboran con Cáritas "sea un ejemplo y un estímulo para toda la ciudadanía y, caminando juntos, salgamos de esta crisis construyendo una sociedad más justa y fraterna".